Es muy conocido que el hecho de fumar o vapear son hábitos dañinos para la salud de quienes lo realizan. En la actualidad, el hecho de fumar en ambientes sociales se ha considerado como un hábito de gran potencial para el contagio del Coronavirus. El hecho de manipular la mascarilla con los dedos y tocar el cigarrillo puede conllevar a que las manos tengan contacto con la boca tras sostener el cigarrillo y esto es un efecto transmisor del COVID-19.

Además, en este contexto, existe riesgo de expulsión de gotas respiratorias que son capaces de poseer el virus y tienen la capacidad de contagiar rápidamente a muchas personas.

Por otra parte el hecho de la relajación y la falta de distanciamiento social afectan las medidas de seguridad establecidas.

Fumar en ambientes sociales representa una grave amenaza social

Esta situación ha ido más allá de lo normal, provocando que la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, haya aprobado un documento donde se posicionan sobre el consumo de tabaco y sus derivados durante la existencia de la pandemia por coronavirus. En este texto se reflejan las amenazas que representa el hecho de vapear o fumar en entornos sociales o públicos.

Por su parte el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha hecho pública su postura sobre el tema, exponiendo que se debe evitar fumar en espacios cerrados y comunitarios; entre los que se incluyen puertas de edificios, terrazas, etc.

Es importante que quienes deseen realizar esta actividad, lo hagan en espacios separados y abiertos, asegurándose de cumplir con las medidas de higiene como lavarse las manos antes y después del contacto con el cigarrillo y mascarilla o cualquier otro producto utilizado.

Fumar con pipas de agua estaba prohibido

El documento recoge información específica sobre las pipas de agua, las cuales se utilizaban de forma compartida y su uso fue prohibido durante las fases 1, 2 y 3 en el proceso de transición hacia la nueva normalidad. Actualmente, se ha solicitado aumentar las precauciones de su uso.

También se recoge información sobre el consumo de tabaco en cualquiera de sus modalidades, lo cual incrementa el desarrollo y proliferación de Enfermedades respiratorias. Fumar abiertamente se considera un factor de riesgo relacionado con enfermedades oncológicas, cardiovasculares y hasta para la diabetes.

Cigarrillos electrónicos

Actualmente se ha recogido evidencia que sugiere resultados adversos en la propagación del virus contra el hecho de fumar en ambientes sociales, por lo cual la OMS también se ha pronunciado y ha advertido que el consumo de cigarrillos electrónicos causa daños en los vasos sanguíneos, pulmones y corazón. Además puede ser un factor importante en las complicaciones graves ocasionadas por el coronavirus.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!