Pedro Sánchez ha anunciado este fin de semana que a partir de este lunes 4 de mayo será obligatorio el uso de las mascarillas para viajar en el transporte público. El Gobierno distribuirá seis millones de mascarillas en los intercambiadores de Madrid y Barcelona

Ante la obligatoriedad de las mascarillas en el transporte público, el Gobierno ha organizado la distribución de unos seis millones de mascarillas en los intercambiadores más importantes de transporte público a partir de este lunes 4 de mayo. La FEMP también se encargará de la distribución de cuatro millones.

Y, tanto el CERMI (Comité de Personas Discapacitadas), Caritas y la Cruz Roja también distribuirán un millón y medio.

Pedro Sánchez ha querido señalar que en esta desescalada no estará basada en una decisión individual. La clave para lograr hacer frente a la crisis del Coronavirus serán decenas de miles de decisiones en el ámbito del ocio, del hogar, del trabajo o del transporte.

Sánchez también ha anunciado un fondo especial que se va a poner en marcha para llevar a cabo la reconstrucción social que implicará la inyección de la cantidad de 16.000 millones de euros para poder distribuir entre las comunidades autónomas. Las condiciones de este plan se presentarán a los presidentes de las distintas regiones durante la octava videoconferencia que tendrá lugar a lo largo de estos días.

Para que ninguna comunidad autónoma se quede fuera, el fondo será no reembolsable. El Gobierno tiene el firme objetivo de gobernar y escuchar a todos los ciudadanos.

El Gobierno inyectará la cantidad de 16.000 millones de euros en las comunidades autónomas

Esta respuesta ha sido dirigida ante las duras críticas que ha recibido por parte de las comunidades autónomas y por parte de algunos grupos que conforman el Parlamento, que le han acusado de tomar decisiones de manera unilateral.

Además, el Gobierno ha decidido crear un fondo para llevar a cabo la reconstrucción social que implicará la inyección de la cantidad de unos 16.000 millones para todas las comunidades autónomas y que debería ser “no reembolsable”.

De esos 16.000 millones de euros, unos 10.000 irán destinados a hacer frente al gran impacto en el área sanitaria que es donde se encuentran volcadas las distintas administraciones; mil millones irán a gasto social y los últimos 5.000 millones irán dirigidos a lograr hacer frente a la paralización de la economía por el parón de la actividad industrial y económica.

Un gran esfuerzo de solidaridad entre distintos territorios para hacer frente a una situación extraordinaria provocada por la pandemia del coronavirus.