Las nuevas tecnologías se han convertido por estos días en aliadas incondicionales de la salud. Gracias a ellas se acortan las distancias entre las personas que se encuentran en residencias de mayores y sus familiares. Se convierten así en lo que para algunos representa una medicina para el alma, gracias a la comunicación que se establece a través de videollamadas, entre otras alternativas.

Una aplicación para acortar distancias

ConectYayos es una aplicación ideada por tres segovianos para que ancianos y familiares pueda comunicarse por videoconferencia a diario. La idea surgió en el momento en que Néstor Fernández, gerente de la empresa de eventos Trackter, le comentó al informático Raúl Vidal el estrés vivido por los mayores al estar lejos de su casa, sin noticias de sus familiares.

La aplicación está disponible tanto para Android como para iOS y es soportada gracias la plataforma de videoconferencias Eternity y a Javier Arranz, CEO de esta. Para su utilización es suficiente la introducción del nombre y apellidos del familiar en la Tablet de la residencia con lo que se crea una sala privada. Los familiares en casa procederán del mismo modo con sus dispositivos para acceder a la sala. Pueden conectarse hasta 40 dispositivos de forma simultánea.

Según declaraciones de Vidal a El Español, también disponen de una versión para ordenador para aquellas residencias que la prefieran de esa forma: “Solo necesitan tener Chrome, una webcam y un micrófono".

Tras la experiencia ConectYayos ha recibido solicitudes de otras comunidades como Murcia, Cataluña, Galicia, Extramadura, por lo que esperan que compañías tecnológicas se sumen con la donación de tablets que puedan ser entregados a residencias de mayores y centros geriátricos.

Grupo de WhatsApp contra la soledad

El Diario de Teruel cuenta la experiencia del Centro Residencial Calanda, donde también se ha iniciado la realización de videollamadas de los mayores a sus familiares, las que son agradecidas tanto por ellos como por quienes la reciben.

Ese es el caso de Antonio Lorén, quien recibió la comunicación de sus padres, Antonio Lorén y Carmen Sancho y lo relató así: “Esta mañana nos han pasado una videollamada con mis padres y nos hemos emocionado”.

Pero todo no termina ahí. Además, han creado un grupo de difusión de WhatsApp, como una oportunidad para que los familiares sigan de cerca lo que ocurre en el centro.

Sara Vallés, directora de la residencia, explica que “con el grupo de difusión queríamos transmitir tranquilidad para que sepan que todo está bien, y pensamos que las videollamadas eran una forma de que los familiares comprobaran que lo que les contábamos era cierto”.

Vídeos para estar más cerca de la familia

En Rodeiro el Fogar Enxebre de Río envío a los familiares vídeos individuales de los residentes, quienes a su vez recibieron luego los mensajes de sus seres queridos.

Por su parte en Domusvi, en Lalín, han contribuido también a la realización de videollamadas entre los residentes y sus familias, como una vía de facilitar la comunicación en estos momentos de confinamiento. Esta idea también se ha implementado en la residencia de mayores de Silleda o la de As de Dolores en Lalín, donde además realizan fotografías que son enviadas por WhatsApp a las familias.

Similar estrategia se ha seguido en la residencia de la Fundación Privada Agropecuaria de Guissona, en Lleida. Joan Ruich, director del centro, refirió que se les ha facilitado la conexión a los mayores a través de videollamadas por Skype o WhatsApp. Tal ha sido el éxito de la iniciativa que aseguran se mantendrá una vez terminada la cuarentena, pública La Vanguardia.

Estas y otras han sido las iniciativas que trabajadores de diversas residencias de mayores han materializado para que, en medio del confinamiento, los mayores se sientan más cerca de sus seres queridos y combatir así la depresión u otros estados de ánimos que pudieran afectar a este grupo etario, uno de los más vulnerables al Coronavirus.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!