Ahora que parecía que China había logrado vencer al COVID-19, los expertos están esperando a que tenga lugar un segundo brote que conllevaría consigo una nueva epidemia. China ya ha reportado un primer caso de COVID-19 de un ciudadano que volvía del extranjero.

Li Lanjuan, profesora y líder del equipo de expertos que están luchando contra el virus en Pekín, ha explicado en el medio “China News” que está muy preocupada ante el número de casos importados que podrían llegar a desencadenar otra nueva epidemia en su país. Lii, una mujer de gran experiencia en el campo de la epidemiología a sus 73 años de edad, añade que hay dos puntos fundamentales en la tarea realizada por los trabajadores del sector sanitario: el control y acciones preventivas.

Las autoridades chinas temen un segundo brote de covid-19

Estas palabras llegan justo después de que la famosa localidad china de Wuhan, el epicentro del brote de la enfermedad del Coronavirus, está volviendo a la normalidad, poco a poco, después de un confinamiento extremo durante un período superior a los dos meses.

Y casualmente, cuando las autoridades sanitarias del país más grande del mundo y un verdadero gigante a nivel mundial han confirmado el primer caso en el país de una persona que se piensa que ha contraído la enfermedad a través de otra persona que volvía del extranjero.

El enfermo Lin, de 54 años, se habría infectado en un viaje de negocios en Estambul (Turquía)

El hombre, de unos 54 años de edad, del que solo se ha confirmado su apellido, Jin, había experimentado un fuerte dolor muscular y ya no tenía fuerza desde el pasado 17 de marzo.

Finalmente, fue hospitalizado el pasado 20 de marzo y presentaba fiebre leve

Acabó dando positivo al test de coronavirus. Según explicó el enfermo, estuvo en contacto muy cercano con otro caso que ya ha sido confirmado: la señora “Lin”, de 34 años de edad, quien estuvo en la ciudad de Estambul, en Turquía, durante el período del 22 de enero al pasado 8 de marzo por un viaje de negocios.

Mientras tanto, la señora Lin fue diagnosticada por coronavirus el pasado 21 de marzo después de que tuviera que hacer el test por coronavirus para hacer un descarte por parte de las autoridades especializadas en Enfermedades infecciosas de Estambul.

La profesora ha señalado en una entrevista en el “Daily Mail” que ciudades asiáticas como Guangzhou, Pekín, Shenzhen, Shanghai o Hangzhu se caracterizan por tener comunicaciones a nivel internacional de manera constante.

Por otro lado, ha exigido a los funcionarios de China que lleven a cabo la identificación a quien se pudieron ver afectados por el COVID-19 pero que no se fueron diagnosticados de manera oficial. Estas personas podrían llevar a reactivar el virus y tendríamos un segundo brote de la pandemia.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!