La Luna en Astrología representa el principio femenino, la parte emocional e instintiva. Junto con el Sol y el Ascendente es un factor determinante en el momento del nacimiento.

La Luna, ese satélite de maravillosa luz plateada que acompaña las noches del ser humano y que a lo largo de los siglos ha sido motivo de poemas y baladas, tiene una gran importancia en la Carta Astral.

El Sol simboliza la luz, la vida, el crecimiento.

La Luna es su reflejo y simboliza los sentimientos más ocultos, la infancia, los pensamientos inconscientes. Muestra la sensibilidad más profunda, la relación con la familia; con la madre en particular, los sueños, la creatividad y la imaginación.

El horóscopo y la luna: cómo influye en cada signo

En Aries: es combativa, entusiasta y sincera. Las personas con la Luna en Aries son emotivas e independientes.

Testarudas, innovadoras y originales, con golpes de genio que se diluyen enseguida. Les gustan los viajes y la aventura.

En Tauro: es conservadora y estable. Las personas con esta Luna ambicionan vivir cómodamente. Son creativas y amantes de las artes y la buena mesa. Disfrutan con la naturaleza y los espacios abiertos son grandes viajeras.

Luna en Géminis: es inquieta, flexible y observadora. Las personas con la Luna en Géminis tienen gran capacidad para hacer varias cosas a la vez, son muy hábiles con las manos y se sienten atraídas por todo lo que suponga poder comunicarse.

En Cáncer: es maternal, cariñosa e hipersensible. Las personas con la Luna en Cáncer tienen mucha memoria y están muy apegadas a la figura materna, son creativas y ahorradoras. Aman la vida hogareña pero al mismo tiempo disfrutan con las relaciones sociales.

En Leo: es creativa, noble y compasiva. Las personas con la Luna en Leo son sensibles y con gran autoestima. No soportan la mezquindad y la deslealtad.

Tienen un gran encanto y son muy apreciadas por su entorno.

En Virgo: es emotiva, práctica y ambiciosa. Las personas con la Luna en Virgo son temperamentales y un poco puntillosas. Les gusta el orden y la limpieza preocupándose siempre por la salud. Tienen muchos amigos.

En Libra: es diplomática, refinada e indecisa. Las personas con la Luna en Libra son sociables y apreciadas por amigos y conocidos.

Hacen todo lo posible por intentar gustar a todo el mundo y rechazan lo vulgar.

En Escorpio: es impulsiva y misteriosa. Las personas con la Luna en Escorpio son apasionadas y dominantes, con una gran sensibilidad que suelen disimular. Consiguen todo lo que se proponen y no admiten interferencias pudiendo llegar a ser algo cínicas y manipuladoras.

En Sagitario: es aventurera, optimista e inquieta. Las personas con la Luna en Sagitario son sociables y positivas.

Son inquietas y con falta de disciplina que a menudo origina una cierta irresponsabilidad pero sin embargo son muy apreciadas por su carácter afable.

En Capricornio: es una Luna crítica, reservada y fría. Las personas con la Luna en Capricornio son tímidas y muy sensibles lo que a veces las hace sentirse deprimidas. Son precavidas con el dinero y tienen mucha ambición.

En Acuario: es una Luna imprevisible e idealista, sociable y extravagante. Las personas con la Luna en Acuario son humanitarias y espirituales. Tienen mucho dinamismo y gran imaginación. Defienden su necesidad de independencia incluso a costa de quedarse solas.

En Piscis: es una Luna influenciable, apática y reservada. Las personas con la Luna en Piscis son soñadoras y cambiantes, aman el lujo y la comodidad. Prefieren la vida laboral a la hogareña y un exceso de optimismo puede hacer que se sientan deprimidas si no consiguen sus objetivos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más