Un estudiante ha logrado ser el mejor en Selectividad, a nivel nacional, logrando la nota perfecta: sacó un 14 sobre 14. El protagonista de este hecho se llama Carlos Rodríguez, reside en la localidad de Torrevieja, en Alicante, y ha logrado la mejor nota de Selectividad en toda España, pero el joven ha tomado la decisión de no ir a la Universidad.

Su sueño es ser actor y estudiar teatro

Tanto sus profesores como sus compañeros del centro público, el Instituto Las Lagunas, de la misma localidad en la que vive, no han parado de felicitarle durante todo el día por su hazaña.

El joven ha asegurado que ha logrado este resultado gracias a ser muy organizado y estar extremadamente motivado.

A pesar de que, según los estereotipos, con esa media podría estudiar medicina o una ingeniería, el joven ha decidido dirigir su vida hacia el teatro. Por esa razón, tendrá que volver a examinarse para poder entrar en la RESAD (siglas de la Real Escuela Superior de Arte Dramático), en Madrid.

Su vida cambió cuando realizó un musical con unos compañeros y, desde entonces, su sueño siempre ha sido estrenar su propio musical en la mítica Gran Vía de Madrid. El joven admite a los periodistas que le han llamado que se ha sorprendido por la nota que ha sacado en la EBAU (siglas de lo que se conoce como “Evaluación de Bachillerato para poder Acceder a la Universidad", que antes se conocía como Selectividad).

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión Arte

También se ha sorprendido por las caras de los mismos cuando este les dice que su futuro no está en estudiar una carrera como tal; él quiere prepararse para ser dramaturgo, estudiar teatro y vivir de sus creaciones en las tablas, recorrer el mundo y seguir su sueño.

Su nota de bachillerato fue diez

Ha declarado que decidió estudiar bachillerato de ciencias, ya que se le dan bastante bien, pero su verdadero sueño es poder estrenar un musical de su propia creación en la famosa y turística Gran Vía de Madrid.

Empezó a bailar a los cuatro años de edad y, a los ocho, con su primera cámara empezó a grabar todo lo que había a su alrededor. Pero cuando llegó al instituto, su círculo más próximo le recomendó que dejara las actividades extraescolares y todos los hobbies, ya que debía centrarse para continuar con su brillante expediente académico.

Tras rodar un corto junto a algunos compañeros de clase sobre el acoso escolar, un profesor de su instituto le dio la idea de hacer un musical para celebrar fin de curso, en cuarto de la ESO.

Recuerda que aquel profesor era el de música. Le propuso esa actividad a pesar de que en su instituto no había la posibilidad de estudiar el bachillerato de artes, pero fue tal el éxito de la obra que después escribió dos obras de teatro más durante el Bachillerato.

El joven admite que es extraño su caso, ya que, entró en el bachillerato de ciencias para ser un futuro ingeniero, matemático o cualquier cosa vinculada con las ciencias, no ser un futuro dramaturgo por vocación.

Sobre sus padres, su madre le apoyó desde el minuto uno. Su padre, que es profesor de física y química, dudó más, pero ahora que le ha demostrado que su elección es en serio, lo apoya.

Según este joven estudiante, le encanta escribir y quiere dedicarse al teatro. No descarta el cine, pero el teatro es su primera opción. La sensación de estar varios meses ensayando y el subidón del estreno, eso es indiscutible.

Entre sus autores favoritos están Rojas Zorrilla, Calderón o Luces de Bohemia de Valle Inclán.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más