Que la reina Doña Letizia hace gala de una marcada personalidad es "vox populi" (bien lo sabe su suegra, la reina emérita Doña Sofía) lo cual ha alimentado multitud de rumores, y no tan rumores, sobre las acaloradas discusiones del Rey Felipe Vi y su esposa.

En esta ocasión y con motivo de la visita oficial de la Casa Real a EE.UU, el portal de información 'Periodista Digital' recoge una nueva refriega palaciega.

Donald Trump, el origen del conflicto

La reina Letizia no encajó demasiado bien la agenda oficial concertada para la etapa final de su visita oficial a Estados Unidos. Después de Nueva Orleans y Texas llegó el momento de reunirse en Washington con el presidente Donald Trump y su esposa Melania Trump.

El empresario y presidente de EE.UU se citó en el despacho oval con el rey Felipe VI para tratar diversos asuntos mientras ellas eran relegadas a una reunión más informal con té y pastas. Esta discriminación y relevo a un segundo plano fue interpretado por la reina como una actitud machista ante la que decidió plantarse y no asistir. Así se lo comunicó a protocolo de la Casa Blanca generando un exponencial conflicto de autoridad entre ambas instituciones.

La Casa Real no pudo sino reiterar a la reina que la reunión estaba concertada con anterioridad y que no podían hacer nada por anularla. Tanto fue así que el rey Felipe VI tuvo que intervenir para desbloquear la situación. Es en este punto cuando se originó la bronca del matrimonio, la cual ya ha sido confirmada por fuentes cercanas a la Zarzuela.

Michael Kors, un invitado inoportuno

Por si no fuera poco, en su cobertura de la visita oficial de los reyes de España la prensa norteamericana no ha dejado de emitir imágenes de Melania con el mismo modelo de Michael Kors que ha elegido la reina Letizia para comparecer ante la Casa Blanca. La primera dama de EE.UU lo lució hace ahora un año con ocasión de la visita del presidente de Panamá Juan Carlos Varela y su esposa, Lorena Castillo.

Un detalle algo inoportuno que no ha ayudado, precisamente, a calmar los ánimos.

Al margen de las cuestiones de estilismo y moda, la reina Doña Letizia no deja de sorprendernos por sus iniciativas. Para sus defractores encadena una sucesión de malas decisiones que demuestran su ineptitud para ostentar el cargo que ocupa mientras que para otros, sus defensores, es la justa representante de la mujer de hoy, lo cual contribuye a modernizar y ajustar la monarquía a los tiempos actuales.

¿Tú qué opinas?

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!