Después de siete años de su cese de ataques, ETA (Euskadi Ta Askatasuna, euskero para País Vasco y Libertad) anunció su disolución, el “final de su trayectoria” y el “desmantelamiento del conjunto de sus estructuras”.

Tras más de 40 años de existencia y con el ideal de liberar al país vasco, ETA decide desaparecer, dejando así un sabor amargo en aquellos que, por décadas, se vieron afectados por el extremismo de sus acciones.

¿Qué es ETA?

En 1959, un grupo de estudiantes decidieron formar un grupo alternativo con cuatro ideales fundamentales: la defensa del euskara, eletnicismo, el antiespañolismo y la independencia de aquellas tierras que, en su opinión, son de Euskadi: Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra (en España), Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa (en Francia).

En un principio, este grupo pretendía luchar en contra del franquismo y buscaba la libertad nacional. Sin embargo, poco se sabía que este sería el nacimiento de uno de los grupos terroristas más grandes de la historia, reconocido así por la comunidad internacional.

¿Qué ha hecho?

Innumerables han sido sus crímenes y, de acuerdo a los registros oficiales, han matado a más de 800 personas, sin mencionar a aquellos que fueron heridos, extorsionados, secuestrados o de alguna forma afectados por los etarras, como se conocen a los miembros de esta organización. Si se intentasen contar, la cifra superaría con creces las miles de personas. Entre sus actos terroristas más impactantes vale la pena resaltar los siguientes dos: en 1973, explotaron el auto del presidente del gobierno español y mano derecha de Franco, el almirante Luis Carrero Blanco; mientras que en 1997 secuestraron y ejecutaron a Miguel Ángel Blanco, joven concejal del Partido Popular en la localidad vasca de Ermua.

¿Qué viene ahora?

Tras su anuncio de disolución, numerosas personalidades internacionales se han reunido en Cambo les Bains (País Vasco francés) para oficializar dicha separación. En esta reunión, se ha dicho que debe seguirse un camino de paz y deben buscarse soluciones para las consecuencias de la violencia. Por su parte, el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que no existe ni existirá impunidad para los crímenes cometidos por ETA.

¿Qué opinan los españoles?

Hay sentimientos encontrados entre aquellos que por años sufrieron las consecuencias de esta “lucha”. Los responsables del gobierno y partidos políticos españoles exigen al grupo terrorista que admita todo el daño que causó. A esto, ETA [VIDEO]pidió perdón por aquellas víctimas que se vieron afectadas, sin estar relacionadas directamente, por sus acciones. Por su parte, el presidente del Partido Popular en la región del País Vasco, Alfonso Alonso, aseguró que ETA jamás sería perdonada, mientras que el presidente de Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, declaró que "el terror siembra la mentira".

Sin embargo, otros, como el líder socialista Pedro Sánchez afirma que este es un gran paso, pero no se deben olvidar a las víctimas de ETA y a sus familiares. Finalmente, el presidente del Gobierno regional del País Vasco, Iñigo Urkullu, espera que ETA tenga una intención reparadora y de bien, admitiendo siempre los crímenes cometidos.

No obstante, ante esta noticia y tras 60 años de terrorismo radical, España parece encaminarse hacia un futuro lleno de paz, tranquilidad y libre de terrorismo.