José Fernando Ortega y su familia ya llevaba meses anunciado una de las mejores noticias que iban a tener en todo este último año; la salida del hijo de la Jurado del psiquiátrico. Desde hace 4 años que el hermano de Gloria Camila estaba internado después de haber tenido unos violentos episodios delictivos en 2013 que desvelaron un informe psicológico nada favorecedor para él.

Con "trastorno límite de personalidad" y "déficit intelectual", José Fernando ingresaba en el centro de salud mental de Cienpozuelos que trata este tipo de Enfermedades. Sin embargo, en todo este tiempo, tanto él como su familia conservaban la esperanza de que próximamente pudiera quedar en libertad y retomar su vida.

Algo que parece haber tomado otro rumbo después de la firme sentencia del juez de seguir al menos un año más internado.

Un duro golpe para José Fernando Ortega

Desde abril se venían escuchando campanas que anunciaban la cercana salida de José Fernando del centro de salud mental. En todo este tiempo, tanto su hermana como su pareja se habían mostrado ilusionados con este ansiado momento e incluso habrían estado haciendo declaraciones públicas. Sin embargo, todo acabaría de venirse abajo después de que el juez haya firmado la sentencia que lo obligaría a tener que quedarse interno un año más después de haber incumplido las normas del centro y no mostrar mejores para su reinserción. La familia esperaba poder soplar las 29 velas de su próximo cumpleaños juntos pero todo apunta a que lo tendrá que hacer solo desde el centro este año también.

La orden de alejamiento que ha condenado a José Fernando Ortega

Todo el problema que habría derivado a la negación del alta del psiquiátrico tendría que ver con las ocasiones durante su aislamiento en las que se habría saltado la orden de alejamiento para ir a ver a su novia Mixu con la que tiene una hija, Rocío. Esta desobediencia por parte de José habría sido una de las razones por las cuales llegar a cuestionar su carácter y su integración en la sociedad después de haber tenido los violentos episodios en 2013, cuando robó un coche con violencia y se evidenció que su conducta, más que la de un delincuente, tenía que ver con la de una persona incapaz de entender su entorno.

El padre de José Fernando Ortega en el hospital

José Fernando Ortega no estaría pasando por uno de su mejores momentos ya que, al duro golpe personal que supone su permanencia en el centro psiquiátrico un año más se suma que durante estos últimos días su padre, el torero Ortega Cano, ha tenido que ser intervenido del corazón después de haber visto en una pruebas una preocupante anomalía que ha alarmado a toda la familia.

A pesar de que el diestro se estaría recuperando, su hijo está aislado de visitas por culpa de la pandemia y lejos de sus familiares.