Lydia Lozano está viviendo uno de los momentos más complejos de su vida. Y es que la pandemia de este último año se llevó a su hermano hace pocas semanas. Lydia Lozano no pudo evitar recordar su adiós tras ver y escuchar el testimonio del periodista Carles Francino tras superar el COVID-19. Testimonio que le llevó directamente al recuerdo de lo padecido con su hermano, fallecido por Coronavirus y se derrumbó. "Es tan tremendo" sentenció emocionada. Sin poder controlar las lágrimas.

Carles Francino regresaba a su emisora de radio tras un ingreso hospitalario que lo mantuvo apartado de su vida personal y profesional.

Y quiso, bajo un emocionante testimonio, explicar a la población lo duro y complejo que es el coronavirus. Para, de esta forma, dar un mensaje de precaución ante las últimas imágenes que estamos viviendo, con un porcentaje mínimo de la población obviando todas las medidas de seguridad. Y Lydia Lozano no pudo evitar venirse abajo ya que tanto el periodista como su hermano estuvieron ingresados en el mismo hospital. Un hospital y un equipo de sanitarios que la colaboradora recuerda con gran afecto por el comportamiento que mantuvieron tanto hacia su hermano como hacia el resto de la familia.

Lydia Lozano pendiente de su madre

Pero Lydia Lozano, a la pérdida de su hermano, le debe sumar el estado emocional de su madre.

Una madre que se encuentra inmersa en un tratamiento psiquiátrico. Tratamiento que inició tras la dura pérdida de su hijo. Un golpe inesperado y que ha movido todos los cimientos de estabilidad posible. Ya no solo por el resultado fatal sino también por la incertidumbre que hay alrededor del coronavirus y esa sensación de no entender el motivo por el cuál “te ha tocado a ti o a tu familia”.

De ahí que tanto la colaboradora como su madre se sientan tan devastadas.

Lydia Lozano no entiende a quiénes se saltan las medidas sanitarias

Lydia Lozano ha aprovechado su intervención para hablar directamente a todas esas personas que tras el estado de alarma se han saltado todas las recomendaciones posibles. Les ha querido recordar que, de momento, "no hay nada que se pueda celebrar" y que se deben de seguir manteniendo las precauciones.

Porque el virus sigue vigente y no entiende ni de edad ni de ningún otro requisito. Mucho menos ahora cuando la edad media de ingresos hospitalarios está bajando considerablemente.

Lydia Lozano muy agradecida con el trato recibido

Para terminar su intervención respecto a este tema no ha querido dejar pasar la ocasión para agradecer a los sanitarios que estuvieron al frente del ingreso de su hermano. Haciendo un especial hincapié en el tato recibido tanto los días que su hermano estuvo ingresado como posteriormente, ya que sigue recibiendo llamadas para preguntar por el estado de su madre. Sin lugar a duda, estas últimas semanas están siendo un trago complicado de digerir para la colaboradora de Televisión.

Una etapa extremadamente dura que no ha pasado desapercibida para sus compañeros de programa que han expresado y siguen expresando su apoyo hacia Lydia Lozano.