Tras el parón de la semana pasada para recibir en plató a Rocío Carrasco, Telecinco retomó anoche la emisión de los episodios restantes de la docuserie que protagoniza la hija de Rocío Jurado, 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', en la que narra el presunto infierno que vivió con Antonio David Flores.

Además, este regreso se producía con la emisión de uno de los capítulos más esperados, los presuntos ataques físicos y verbales por parte de su hija, Rocío Flores. Unos hechos que habrían desembocado en que ambas mujeres dejasen de mantener relación desde el 27 de julio de 2012, tal y como la propia madre explicó el pasado miércoles.

Rocío Carrasco: 'Esa niña no se permitía sentir nada bueno por mí'

Antes de la presunta paliza que Rocío Flores propinó a su madre el 27 de julio de 2012, la cual está recogida por una sentencia, Rocío Carrasco expuso varias situaciones en las que su hija habría comenzado a faltarle el respeto y a mostrar una actitud agresiva hacia ella. Estos hechos se produjeron cuando la hija de Antonio David Flores apenas tenía 12 años.

Según cuenta su progenitora, la niña llegó a decirle que le daban ascos sus besos, la insultó varias veces e incluso hizo referencia a Rocío Jurado, que ya había fallecido, cuando su madre la mandó a encerrarse en su habitación como reprimenda. "Al cuarto se va a ir tu madre enterrada", narraba Carrasco en referencia a las palabras que le decía su hija.

No obstante, reconoció que su hija no siempre se comportaba así, ya que a veces tenían momentos de complicidad, pero era justo en ese momento, al darse cuenta de que se estaban llevando bien, cuando la joven cambiaría presuntamente su actitud. "Esa niña no se permitía sentir nada bueno por mí", explicaba.

Rocío Flores declaró haber recibido maltrato verbal por parte de su madre

La hija de Rocío Jurado también contó que esta mala relación no se quedó únicamente en insultos y malas formas, sino que incluso la menor habría llegado a testificar que había sufrido maltrato verbal y físico por parte de su madre, según revelaba la propia Rocío Carrasco.

Al parecer, poco antes de la paliza del 27 de julio de 2012, recibió una llamada de su abogado en la que la ponía en conocimiento de que su hija la había presuntamente denunciado por haber sufrido maltrato, con el objetivo de que le dieran la custodia de los hijos a Antonio David Flores de forma urgente. Según el informe, Rocío Flores había dicho supuestamente que su madre le decía que estaba gorda, le pegaba bofetones y no le daba de comer.

Rocío Carrasco cuenta la presunta amenaza de su hija

Sin embargo, este trámite no salió adelante y Rocío Flores tuvo que volver a vivir con su madre. Fue entonces cuando se produjo uno de los capítulos más oscuros de la vida de Rocío Carrasco, tal y como ella misma relataba visiblemente emocionada durante el último episodio.

Según contó, un día encontró a su hija fumando en la habitación y no dudó en regañarle por fumar y, especialmente, por hacerlo dentro de la habitación. Tras esto, y siempre según el testimonio de Rocío, la joven la miró, le dio una larga calada al cigarro y lo apagó contra el colchón. Poco después amenazó presuntamente a su madre, "La próxima vez quemo la casa contigo dentro", relataba la hija de Rocío Jurado.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Mujer
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!