Mila Ximénez, reapareció hace unos días en redes sociales, después de la avalancha de artículos que hablaban de un estado de salud preocupante, con una enigmática frase: ‘la misma de siempre, aunque no la de antes’. En la que daba entender que a pesar de todo seguía imbatible en su lucha contra el Cáncer de pulmón diagnosticado hace seis meses. Ayer se reincorporaba por sorpresa a ‘Sálvame’ con gran alegría de sus compañeros, que alababan su aspecto.

El regreso más esperado

Se sabía que muchos de sus compañeros e incluso los directores de `Sálvame’ y ‘Viva la vida’, han estado sosteniéndola con visitas y acompañándola a nuevas sesiones de quimioterapia.

El programa organizaba una broma y el encargado de llevarla a cabo era Jorge Javier Vázquez, que se dirigía a ella que, de espaldas, tapada con un velo y fingiendo la voz, se hacía pasar por una confidente protegida.

Tras recuperar su identidad y siendo aplaudida por todos, Mila se sentaba a hablar con el presentador diciendo que estaba feliz porque se encontraba bien, pero que durante el último mes no ha podido levantarse de la cama, sintiéndose terriblemente mal y muy preocupada. Pedía disculpas por su pelo que no podía peinar porque le daban unos cuidados especiales para evitar que se le caiga por la quimioterapia y por eso no puede peinarse más que con los dedos.

Aprovechaba para pedir a la prensa que por favor no estuviesen a todas horas esperando verla y acosándola por la calle, porque cuando sale de las sesiones en el hospital que duran seis horas, está mal y cansada: ‘si pudierais evitarlo, lo agradecería’.

Una drástica y definitiva decisión

Confesaba la colaboradora, haber pasado un mes horrible que no le desea a nadie: no se lo deseo a nadie, cada vez me cuesta más levantarme. Una de las zonas se ha disparado’, motivo que ha hecho que Mila haya empeorado y le hayan cambiado el tratamiento por otro tipo de quimioterapia más agresiva que la deja sin fuerzas.

Explicaba muy serena que ha vencido el miedo que era lo que la paralizaba y que dentro de dos semanas le hacen un TAC para ver si la medicación ha conseguido eliminar la amenaza: ‘dentro de dos semanas tomaré una decisión definitiva, no quiero vivir así y este último mes no he vivido’.

Si su doctora le dice que el sufrimiento va para largo y no puede asegurar que los tratamientos sean efectivos, Mila lo tiene claro: Si la medicación no funciona, se acabó y lo que dureJorge Javier trataba de hacerle comprender que no debe tirar la toalla, pero ella seguía asegurando que no piensa malvivir y no quiere verse deteriorada e intubada.

Sin duda volver durante estas dos semanas al programa donde es siempre bienvenida y sentir el cariño de sus compañeros, puede ayudar en su recuperación y evitar que ella, que es una guerrera, tome la decisión de no seguir luchando por su vida.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Sálvame
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!