Tras la gala final de Supervivientes, Jorge Javier Vázquez ha querido posicionarse en la guerra entre Rocío Carrasco y su hija mayor, Rocío Flores. A pesar de que el conflicto existe desde hace casi una década, por primera vez, el presentador ha querido dar su punto de vista y posicionarse. Según él, a lo largo de estos años ha hablado con ambas y desde su punto de vista, la hija está más centrada psicológicamente que su madre. Esa sería la principal razón por la que la hija de la histórica cantante, Rocío Jurado, no da el paso de llamar a su hija e intentar hacer las paces.

El presentador ha tenido más trato con Rocío Flores por su participación en Supervivientes

Los colaboradores de Sálvame estaban debatiendo en qué punto se encuentra la relación entre Rocío Carrasco y su hija, la tercera finalista de Supervivientes, Rocío Carrasco, tras la gala final del reality que presentó el propio Jorge Javier Vázquez. La joven había intentado ser discreta pero en alguna ocasión había hablado del distanciamiento que vive con su progenitora, con la que ha intentado tener un acercamiento pero no ha acabado de cuajar… y la situación ha provocado un gran debate en el plató. Hay que recordar que las diferencias familiares vienen de hace casi una década y Rocío Carrasco nunca ha hablado ante las cámaras sobre este conflicto.

Pero, sí lo han hecho ciertas amigas de la presentadora y siempre en contra de su hija.

En Supervivientes, a pesar de las preguntas de Jorge Javier Vázquez, Rocío Flores logró ser bastante discreta

Jorge Javier Vázquez, por primera vez, ha decidido posicionarse en el conflicto, confesando que a lo largo de estos años había hablado con las dos protagonistas: con la madre y con la hija.

Aunque es cierto que tiene mucha menos relación con Rocío Carrasco y finalmente, ha llegado a una conclusión: desde su punto de vista, está mucho más centrada psicológicamente la hija que la madre, pero muchísimo más. Ha querido aclarar que esta sensación la tiene como espectador de un conflicto del que no se sabe mucho; pero, esta es la razón por la que Rocío Carrasco, según su punto de vista, no se acerca su hija y pone fin a todos los malos rollos y conflictos que han protagonizado a lo largo de estos años.

Los problemas entre madre e hija se remontan a hace casi ocho años. En este auténtico culebrón incluso hay una sentencia judicial que condena a la adolescente Rocío Flores por un delito de maltrato hacia su madre. A posteriori, Rocío aseguraba que su ex-marido Antonio David Flores, había inducido a su hija para que se fuera de casa y se marchase a vivir con él hasta el horrible día en que madre e hija discutieron. Después, en el año 2017, Rocío denunció a Antonio David por un supuesto delito de malos tratos pero la causa quedó archivada por no existir pruebas. Sin duda, como decía Rocío al finalizar el reality: una familia muy famosa para la audiencia y muy complicada.

Rocío Flores se estrenó en Gran Hermano VIP 7 y con Jorge Javier Vázquez en los platós

La actitud de la joven Rocío Flores ha cambiado completamente desde que se estrenó en un plató para defender a su padre en “Gran Hermano VIP 7” , haciendo muy buenas migas con Jorge Javier Vázquez. Después dio el paso de participar en “Supervivientes” y, aunque intentó ser discreta y no entrar en detalles, no pudo evitar derrumbarse en ocasiones y pedir abiertamente volver a tener a su progenitora en su vida. Incluso, llegó a desear que su madre estuviera viendo el reality (a pesar de que la propia Rocío Carrasco aseguró que no lo iba a hacer). La revista “Lecturas” ha publicado que Rocío no quería ver a su hija en la isla, ya que le resultaba demasiado doloroso.

Pero la gran damnificada parece ser su hija que llegó a pensar en abandonar el programa cuando no le dieron información sobre la situación de su madre ante la pandemia por coronavirus.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Sálvame
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!