El nuevo programa de entretenimiento del mundo "Sálvame" para la noche de los viernes en Telecinco se estrenó con una cena un poco caótica. Jorge Javier Vázquez fue el maestro de ceremonias, que inició la velada interpretando una canción y yendo a buscar a los colaboradores invitados. La polémica estaba servida, ya que Antonio Montero se va a realizar el polígrafo sobre el caso "Ylenia Carrisi" para desacreditar a Lydia Lozano. Precisamente, Lydia fue la encargada de preparar la cena junto a Kiko Matamoros. Tenían que preparar 12 raciones: ocho para los colaboradores, dos para los jueces Jordi Arola y Begoña Rodrigo, otra para Jorge Javier y la última para Belén Esteban que se la envían a su casa.

Lydia Lozano cocinó desquiciada y Kiko Matamoros se escaqueó todo lo que pudo

Los invitados se sentaron a la mesa, mientras Lydia y Matamoros emplataron el entrante, una "ensalada Carrisi con ajoblanco miento". La inventora del Chuminero estuvo muy agobiada durante todo el cocinado y trató de una manera muy despectiva a la jueza Begoña Rodrigo.

María Patiño fue la comensal que más pegas le encontró al plato, ya que decía que el melón tenía un color raro. Sin embargo, los demás valoraron muy bien la ensalada y dijeron que el ajoblanco estaba muy rico. Los colaboradores tienen un papel para escribir anónimamente lo que quieran y uno de ellos puso que "Antonio Montero tenía un moco y había sido muy desagradable".

Belén Esteban recibió la cena a la 1 de la mañana y tirada por el transporte

El segundo plato era una "lubina confitada con poliarroz", que no obtuvo tan buenas críticas como el plato anterior. Para animar a los cocineros entraron por videollamada Marta López, novia de Kiko Matamoros, y Naira, sobrina de Lydia Lozano.

Como postre, realizaron unas peras al vino. Tras haber realizado todo el menú, los cocineros lo metieron en un táper y se lo enviaron a Belén Esteban. La colaboradora recibió la cena casi a la 1 de la madrugada y estaba muy enfadada, porque llevaba preparada desde las nueve de la noche. Encima, algunos platos habían sido derramados durante el transporte.

A pesar de todo, Belén Esteban probó la cena y fue bastante benevolente en su valoración con sus compañeros. Marta López acudió al baño, donde se encontraba la presentadora Nuria Marín para contar todo lo que los espectadores no ven, y contaron cómo Antonio Montero se reía al recibir un mensaje que decía que estaba en "la cena de los idiotas" y que entre todos no sumaban ni media neurona.

Los cuchillos volaron, pero Matamoros y Lydia sacaron buena nota

Finalmente, cada colaborador puso nota a los cocineros. El más crítico fue Antonio Montero que los valoró con un 5, mientras que la más benevolente fue Marta López que les puso un 9, compensando un comentario fuera de lugar que le había hecho a Matamoros llamándolo "cornudo".

Los siguientes en valorar fueron los jueces Begoña Rodrigo, que les puso un 6, y Sergi Arola, que les calificó con un 8. Sumando las notas de los colaboradores y los jueces da en total 21 puntos, faltando por saber la votación del público que se dará a conocer en el último programa. Así transcurrió el estreno de "La Última cena", un programa que ha dado varios momentos cómicos y que, sin duda, dará que hablar.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Sálvame
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!