José Antonio Avilés sigue desatando polémicas tras su paso por Supervivientes 2020. Tras su expulsión, el exconcursante del reality show de supervivencia ha sido puesto en entredicho por diversas causas, entre ellas, acusado de falsear su título universitario de periodismo o entrevistar de una forma "cruel, repugnante y rastrera" a los padres de Julen, el pequeño fallecido tras caer a un pozo en una finca de Totalán. Ha sido Kiko Matamoros el encargado de contar lo sucedido en el plató de Sálvame narrando unos hechos que no dejan a José Antonio Avilés en el mejor lugar con el padre de Julen.

El salto televisivo de Avilés llegó por entrevistar a Roselló

El colaborador de Sálvame ya admitió hace unas semanas que el salto a la fama de José Antonio Avilés llegó cuando fue el primer periodista que consiguió una entrevista al padre de Julen. Fue entonces cuando el concursante de Supervivientes se puso en contacto con una revista, a la que vendió el reportaje. Fue después de que un familiar pusiera en contacto a Avilés con el padre de Julen, a quien entrevistó llegando al acuerdo de no publicar la entrevista que había transcrito pese a la promesa de no hacerlo.

Fue entonces cuando, según cuenta Kiko Matamoros, José Antonio Avilés acabó transcribiendo sin el permiso de los padres toda la entrevista y la vendió a una famosa revista, la cual compró y desde entonces, comenzó la carrera televisiva del superviviente.

El colaborador de Sálvame califica los hechos que realizó Avilés de “rastreros y repugnantes”, pues además, José Antonio habría vendido el reportaje por la suculenta cantidad de 18.000 euros.

Vendió el reportaje por 18.000€ sin consentimiento

Sin embargo, cuando el padre de Julen se enteró de la venta de la entrevista, José Antonio Avilés le respondió que iba a darle la cantidad íntegra que cobró del reportaje que le pagó la revista.

De este modo, le hizo llegar 6.000 euros, de los cuales, 1.500€ quitó Hacienda. Así las cosas, el padre de Julen acabó cobrando por un reportaje que no había dado permiso para realizar y José Antonio Avilés se llevó la parte sobrante según Kiko Matamoros.

El periodista traicionó al padre de Julen con la entrevista

Precisamente, el colaborador de Sálvame confiesa que consiguió el reportaje de forma "rastrera" porque Avilés consiguió la confianza de Roselló debido a que un primo de la familia los presentó pero en todo momento acordaron que iba a ser una entrevista “off the record”, lo que viene a significar que no iba a salir de ahí.

No obstante, Avilés hizo caso omiso al padre de Julen y vendió la entrevista por una gran suma de dinero, según Antonio Montero por un total de 18.000 euros.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!