El Cáncer ha ganado la batalla al hijo de la presentadora Ana Obregón. El joven ha fallecido en Barcelona con tan solo 27 años de edad y ha perdido una guerra contra la enfermedad que inició en el año 2018 después de sufrir lo que parecía un “tirón de espalda”. El empresario ha fallecido hace unas horas en un centro hospitalario de la ciudad de Barcelona donde llevaba más de un mes ingresado para continuar la lucha contra la enfermedad que le había diagnosticado hace casi dos años. Tanto su madre, la actriz y presentadora Ana Obregón (que se había convertido en su sombra) como su padre, el colaborador Alessandro Lecquio, han estado a su lado en su nuevo ingreso en la ciudad de Barcelona donde habían decidido alquilar un apartamento para no separarse del joven.

Álex fue diagnosticado de cáncer hace dos años después de sufrir un 'tirón de espalda'

Fuentes cercanas a la familia aseguran que sus padres están completamente destrozados ya que aunque a lo largo de estos días la situación era muy delicada, nunca habían pensado que el joven acabaría falleciendo. La presentadora no se separaba ni un instante de su hijo desde que Álex fue diagnosticado de un tipo de cáncer. A lo largo de estos años ambos estuvieron luchando contra el cáncer en Estados Unidos, en un primer momento, después de Pamplona y, para terminar, en Barcelona. La actriz lo dejó todo (sus proyectos profesionales, sus planes personales) para poder dedicar todo su tiempo al joven.

La primera parada en su lucha contra el cáncer fue la ciudad de Nueva York, donde Álex y Ana permanecieron siete meses

Álex explicó que su lucha contra el cáncer se inició en el año 2018 después de sufrir, según él mismo relató en más de una ocasión, lo que parecía un 'tirón de espalda'. Junto a su madre, se desplazó siete meses para seguir un tratamiento en uno de los centros más importantes en la lucha contra el cáncer en la ciudad de Nueva York.

Hace año y medio, ambos decidieron volver a España para que el joven siguiera el tratamiento contra la enfermedad. En el mes de marzo del año 2019, sin querer más datos sobre esta situación, Ana Obregón confesaba estar muy aliviada y se mostraba “incrédula” ante la idea de que su hijo hubiera terminado esta horrible pesadilla.

Ana aseguraba que su hijo no paraba de trabajar a pesar de estar en un hospital por culpa del cáncer

El joven, que siempre se mostró muy positivo, durante el tiempo que estuvo luchando contra la enfermedad, siguió con su ritmo habitual de trabajo e incluso, tenía más ganas de crear proyectos, al mismo tiempo que se organizaba para acudir a sus revisiones y seguir las recomendaciones de los médicos. A pesar de que el equipo médico le había dado la “condicional”, siempre tenía que pasar por boxes para garantizar que todo estaba bien y que el cáncer no había vuelto aparecer. Incluso, hace solo unos días, su madre aseguraba que su hijo no paraba de trabajar, siempre estaba con el ordenador pegado a él en el hospital.

A pesar de que Álex se ha mostrado con mucha fuerza e imparable a lo largo de toda la lucha, sí hubo momentos en los que se vivieron recaídas e importantes bajadas de defensas no le permitieron seguir adelante con todos sus compromisos profesionales. Por ejemplo, tuvo que ser ingresado durante el pasado mes de diciembre pocas horas antes de realizar un evento con su empresa de marketing. En febrero de este año 2020, la situación iba a peor y tanto su madre como su padre evitaban hablar demasiado. Lequio, su padre, llegó a asegurar en una rueda de prensa que su hijo estaba muy esperanzado y eso les daba esperanza a todos. Esto estaba siendo muy duro y se estaba siendo más largo de lo esperado.

No podía decir más. El joven se estaba mostrando muy optimista y con mucha esperanza.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!