David Bustamante y Paula Echeverría ya llevan más de dos años separados, la información fue brindada por el cantante cuando en abril de 2017 confirmaba que ya se encontraban oficialmente divorciados. En la actualidad, han querido mantener una relación estrecha, pensando en el bienestar de la hija que tienen en común. En el caso de Paula, la actriz se encuentra en la cúspide dentro del ámbito profesional y sentimental.

Mantiene una relación con el futbolista Miguel Torres mientras promociona su última película ‘Los Nuestro 2’.

Anuncios

Sin embargo, aún existen asuntos pendientes entre ella y el cantante, que se sitúan en la tenencia de una propiedad que compartieron como casa familiar y que, hasta hace poco, se encontraba embargada. Al parecer, David Bustamante ya solventó toda su deuda con el Estado y ahora podrían vender El Cantábrico, nombre que posee la mansión.

Deuda de David Bustamante era de 720.435,73 euros

Al momento en que la mansión fue adquirida su costo se situó en 1.5 millones de euros, pero que fue puesta en embargo administrativo por parte del Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada y el Estado.

La deuda con el Ayuntamiento contaba de 6.513,26 euros, mientras que la deuda al Estado tenía un monto elevado de 720.435,73 euros. Por otra parte, Bustamante es dueño del 80% de la propiedad, por lo que ha tenido que hacerse responsable de mitigar la deuda en totalidad.

En el caso del Ayuntamiento los 6.513,26 euros fueron cancelados en el 2017, pero se mantuvo la deuda del Estado hasta hace poco aunada a la hipoteca que reacia sobre la propiedad. De acuerdo a la información que se ha filtrado a los medios, todo ha quedado resuelto para el cantante, el cual ha dicho en reiteradas ocasiones que desea vender El Cantábrico después de que Paula Echevarría y su hija logren mudarse a su nueva residencia.

Anuncios

Vender es la mejor opción para el cantante

Según el departamento legal que lleva el caso del cantante, ya toda la deuda ha sido saldada y que se puede verificar dentro del Registro de la Propiedad. Solo eso se ha informado hasta el momento, por lo que se desconoce cómo se desarrolló el proceso y en qué momento se llevó a cabo.

Cabe destacar que es una propiedad cuenta con 2.500 metros cuadrados en total y que en su momento Paula había expresado que era demasiado grande para ellos. Pero ahora la decisión queda en manos de Bustamante, quien ha dicho que no desea quedarse con la propiedad y apenas Paula se mude desea venderla.

Añade que, no tiene lógica poseer una casa de esa magnitud para vivir solo.