Parece que José Manuel Parada no olvida a quien le arrebató la conducción del mítico programa Cine de Barrio, presentado actualmente por Concha Velasco y Elena S. Sánchez. En la misma franja horaria de ese programa, el gallego aparecía en distinta cadena para hablar del empeoramiento de salud de Carmen Sevilla y recordarla. Sin embargo, sus comentarios resultaron del todo desafortunados en lo que se preveía como un recordatorio del talento de la folclórica.

El estado de Carmen Sevilla

Carmen Sevilla lleva arrastrando desde hace muchos años una dura enfermedad.

Anuncios

En su etapa final en Cine de Barrio ya se intuían síntomas que no presagiaban nada bueno e Ines Ballester (que la acompañaba como copresentadora) cogía el peso del formato siempre haciendo brillar a la folclórica.

El programa de Telecinco Viva la vida, presentado desde hace un mes por Emma García, decidía ante el trascendido de un bajón de salud de la sevillana dedicar una tertulia a modo de homenaje a la artista contando con José Manuel Parada, a quien Sevilla sustituyó en el programa cinematográfico y Moncho Ferrer, amigo cercano.

Desafortunado comentario

Mientras colaboradores habituales de Telecinco como Isabel Rábago o Marisa Martín Blázquez alababan la figura de Carmen Sevilla, con especial incidencia en su talento y labores profesionales, Moncho Ferrer quiso ir más allá destacando su faceta más personal. El amigo de la artista la calificó como buena, generosa y esplendida. Este comentario desató la ira de José Manuel Parada quien señaló la poca objetividad de Ferrer, señalando que existe gente que no tiene esa opinión. Además, el colaborador afirmó que el ya la había perdonado pero que la artista no era "tan buenecita".

Anuncios

Disconformidad en plató

El debate seguía y Moncho Ferrer destacó que Carmen Sevilla había hecho muchos favores, algo que logró enfurecer aún más a José Manuel Parada calificando a la folclórica de mentirosa y sacando, una vez más, a relucir el agrio episodio de Cine de Barrio donde el gallego fue sustituido por la sevillana. Aunque Emma García le pidió que explicara su problema al espectador, el ex-marido de Chelo García Cortés decidió dar por zanjada la discusión explicando que no solo se podía expresar la extrema bondad.

Los colaboradores de Viva la Vida expresaron su desacuerdo con el desafortunado planteamiento de Parada, especialmente por hablar así de una persona que actualmente no se encuentra en disposición de defenderse. Hasta el propio público del plató expresó su desaprobación mediante murmullos tras las palabras del gallego. Sin duda, una polémica que se arrastra desde hace 15 años y que, aunque Parada diga que se ha perdonado, no parece que termine de resolverse.