Desde las últimas semanas, los directivos de Mediaset han estado desoyendo las propuestas de su público, siempre tan pasional. Ni las peticiones de unas nominaciones diferentes (en el confesionario, en positivo, con juegos...) como se ha hecho en otras ediciones, ni una sanción a Suso [VIDEO] por sus horribles comentarios en diferentes ámbitos. Ninguna proposición del público ha querido ser escuchada por la dirección de "Gran Hermano VIP".

Y gota a gota, ha acabado por colmarse el vaso. La nominación de los tres favoritos de la edición (Koala, Verdeliss y Miriam) va a resultar un punto de inflexión en el concurso, y muchos han decidido "apagar" el concurso por haberlo permitido con tanta facilidad.

Con excesiva facilidad, de hecho, muchos acusan al programa de hacer trampas [VIDEO] para que esto suceda.

Las trampas de Jorge Javier Vázquez

Ayer, las nominaciones eran algo nunca visto en el reality de Mediaset. Tony y Angel estarían presentes en todas las nominaciones de sus compañeros, para luego comunicarles a los mismos la lista de nominados (algo que ellos desconocían). Hasta ahí, todo correcto, pero el problema viene cuando con la siguiente frase de la explicación del mecanismo de las nominaciones: "Esta lista podría no ser la real, puesto que cabe la opción de que comentan errores en las sumas de puntos. En cambio, los espectadores sí conocerán de forma exacta quiénes son los nominados y se abrirán las votaciones para elegir al próximo expulsado."

Como era de esperar, Los Dioses se equivocaron con los cálculos dejando a Makoke fuera de la lista de nominados definitivos.

Aunque de poco sirvió el error pues el presentador le chivó a Tony los verdaderos nominados para que pudiese ejercer el poder de cambiar un nominado a otro. Un privilegio que acabó por sentenciar al trío de amigos.

Twitter ardió por la nominación

Como era de esperar Twitter no se iba a quedar callado, y muchos acusan de tongo al reality. Lo cierto es que los usuarios ya estaban calentitos desde hace tiempo, pues llevan pidiendo la nominación/expulsión de Suso por sus comentarios durante hace varias semanas y el programa hace oídos sordos.

No obstante, esto ha sido una auténtica explosión. La cuenta oficial de Gran Hermano ha perdido 7.000 seguidores desde que acabó la polémica gala y muchos usuarios están llevando a cabo una campaña de "apagón" al Debate y a los programas diarios que hay sobre el reality.