Tras lo sucedido en Sálvame Deluxe parece que la relación entre Kiko Matamoros y su hijo Diego está prácticamente muerta. Más aún tras los últimos acontecimientos, ya que el defensor de la audiencia en Sálvame está decidido, tal y como ha dejado de manifiesto en el programa de Sonsoles Ónega, a querellarse contra Diego Matamoros. Las cosas han llegado a unos extremos [VIDEO] en las que incluso ha habido de por medio temas como el maltrato, algo tremendamente grave y perseguido sobre todo durante este siglo.

Kiko Matamoros, muy dolido ante las palabras de Diego

El colaborador de Telecinco se siente muy afectado debido al polígrafo que protagonizó su hijo hace varias semanas en Sálvame Deluxe.

Recién llegado de la luna de miel con su esposa Estela Grande, Diego arremetía con toda su fuerza contra su padre, su hermana y contra la ya ex pareja de de Kiko, Makoke. El hijo de Matamoros no dudó en dar datos bastante sucios acerca de infidelidades de su padre y alguna de las razones por la que su matrimonio puede haber fracasado.

Kiko Matamoros vaticinó que se iba a querellar contra su hijo Diego, una información que días antes había avanzado Kiko Hernández y que su intención es hacerlo inmediatamente cuando esté en Madrid ya que el colaborador [VIDEO] no puede consentir que se vaya diciendo ni siquiera de boca de su hijo las cosas que se han dicho.

El tono en el que Kiko Matamoros ha entrado ha sido bastante calmado, afirmando que ciertamente se encontraba indignado tras lo sucedido aunque no le había sorprendido que su hijo Diego hiciera algo así ya que asegura conocerlo y que le constaba que de un momento a otro iba a hacerlo.

Kiko considera a su hijo capaz de muchas cosas por dinero, venganza y celos aunque fundamentalmente considera que lo ha hecho por dinero.

Diego asegura que Kiko maltrataba a su madre

Diego Matamoros se sometió a la máquina de Conchita Pérez soltó duras perlitas que no dejaron en buen lugar a su padre, incluso llegó a acusar de que había maltratado a su ex mujer, la presentadora Marian Flores. Incluso contó una anécdota, sentencio que cuando su madre le dijo que estaba embarazada de él no dudó en tirarla al suelo y pegarle patadas, sin duda la gota que ha colmado el vaso y la paciencia de Kiko Matamoros y que por ello no ha dudado en querellarse contra su propio hijo.

Ahora sí parece que la cosa va en serio porque Kiko Matamoros ha dado en exclusiva la revista Lecturas la confirmación de que va a tomar rápidamente medidas legales contra su hijo por injurias, calumnias y haber manchado de esta forma su honor.