Sabemos que la polémica últimamente es parte de la vida de la cantante Isabel Pantoja [VIDEO]. La misma siempre es noticia en los medios de comunicación. Por lo que dos paparazzi al darse cuenta que estaba en el lugar comenzaron a seguirla, pero la situación no resultó bien. La cantante se dio cuenta de la presencia de los fotógrafos, por lo que decidió enfrentarlos. Lo difícil del incidente fue que Isabel Pantoja se comportó algo alterada, causando revuelo en el lugar.

Actuación inesperada

Isabel Pantoja se encontraba con su nuera Irene Rosales, la esposa de su hijo Kiko Rivera [VIDEO].

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Ambas caminando y disfrutando del ambiente que se respiraba en el centro comercial. La tonadillera llevaba un carrito de compras, con algunos enseres previamente adquiridos. Al parecer tanto Isabel Pantoja como Rosales se detuvieron para ver cocinas en una vitrina.

En ese momento, la cantante se percató que era seguida por dos paparazzi.

Isabel Pantoja acorraló con el carrito a los fotógrafos, al mismo tiempo les decía que no se irían hasta que llegase seguridad. Pantoja gritaba y lloraba. Dijo a los paparazzi que llevaba siete años aguantando un infierno y que estaba amargada por culpa de la prensa. Irene Rosales lloraba a su lado desconsoladamente, según se ha informado en Ya es mediodía

Autoridades

Minutos antes que llegaran los agentes policiales, Irene Rosales trató de hacer entrar en razón a Isabel Pantoja, pero no lo consiguió. Al llegar el personal de seguridad del centro comercial, se decidió llamar a la Guardia Civil. Los agentes actuaron de forma muy ecuánime interrogando por separado a las partes para escuchar la versión de cada uno.

Tras escuchar los alegatos, los agentes decidieron que lo mejor era que los paparazzi borraran las fotos que habían tomado de la cantante.

Estos cumplieron con las órdenes emitidas por la ley y borraron la información. Lo cual daría algo de tranquilidad a Isabel Pantoja después de haberse comportado muy ofuscada por la situación. El altercado no tuvo mayores consecuencias para los implicados.

La actitud de Isabel Pantoja no fue una sorpresa para nadie dado que no responde a las peticiones de los periodistas para hacer declaraciones. Su actitud ante la prensa se puede deber a que esté pasando por momentos difíciles que han generado esta reacción. En cualquier caso, la cantante es un ser humano como todos, siente padece y lleva sangre en las venas.