Gabriel Rufián, el político de Esquerra Republicana de Catalunya ha sido víctima de graves amenazas de muerte. Una práctica que se está convirtiendo en algo habitual entre ciertos sectores radicales teniendo como víctimas a los rostros más destacados del panorama político y periodístico.

Iglesias, Montero, amenazados y Garzón, increpado

Si hace tan sólo unas semanas, era la casa de Galapagar de Pablo Iglesias e Irene Montero la que amanecía con pintadas amenazantes donde se podía leer: "hay que echarlos", necesitando [VIDEO] incluso de presencia policial, más tarde era el político de IU, Alberto Garzón, quien mientras paseaba [VIDEO] con su pareja en avanzado estado de gestación, era increpado por un individuo bajo los efectos del alcohol y acusándolo de "romper España".

Rufián denuncia amenazas de muerte en su cuenta de Twitter

Ahora ha sido el diputado de ERC, Gabriel Rufián quien ha denunciado a través de Twitter amenazas de muerte recibidas a través de una carta. En la misiva anónima, con destacables faltas ortográficas, se puede leer cómo amenazan gravemente al político y a su familia. Al principio de la carta se puede leer que "ahora que ya ha sacado sus sucias manos de Cataluña, me toca a mí entrar en tu vida". Y comienza amenazando: "o en la vida de tu mujer Mireia, o en la vida de tu hijo que no me acuerdo como se llama pero es más o menos hijo puta como tú".

En la carta se recoge: "de la cárcel se sale, pero del cementerio no"

Y prosigue afirmando que "ahora es cuando tiene plena libertad para hacer lo que le venga en gana con sus semejantes".

Y admite que después de hacerlo no pasa nada porque "de la cárcel se sale, pero del cementerio no". Y finaliza la misiva asegurando que "con el tiempo todo se cumple". La carta deja al descubierto las amenazas de muerte hacia él, su mujer e incluso hasta a su hijo. Pese a la gravedad de los hechos, el político no ha querido darle especial importancia y ha compartido la carta íntegra en su cuenta de Twitter a modo de burla, eso sí, a juzgar por las palabras usadas, es cuanto menos preocupante.

Pese a ello, no son los únicos rostros que han recibido amenazas de muerte, pues otra víctima ha sido la periodista Cristina Fallarás, quien desde que comenzó a colaborar en el espacio televisivo de Sonsoles Onega posicionándose en contra del franquismo, las críticas y las amenazas no han tardado, siendo incluso respaldadas por la líder del Movimiento por España, Pilar Gutiérrez