Desde la muerte de la cantante en el año 2006, se propuso establecer un museo en su honor. El ayuntamiento se encuentra en lo que al parecer es una lucha interminable. La negativa de Rocío Carrasco, hija de la difunta cantante, no permite que se de apertura al mismo, a pesar de que existen las instalaciones. En vista de que no han llegado a un acuerdo, el ayuntamiento decidió colocar una sala expositiva que rememore a la cantante.

Tanto el ayuntamiento [VIDEO] como sus admiradores dejaron claro la necesidad que había en la comunidad de Chipiona de inaugurar este espacio.

Lugar para recordar

Para el año 2011 todo estaba listo para inaugurar lo que sería el, museo de Rocío Jurado [VIDEO], en Chipiona.

Pero la situación no ha sido tan fácil, para finiquitar el mismo se debe contar con la aprobación de su hija. La cual hasta la fecha no había dado su aprobación, alegando posibles irregularidades en la construcción del establecimiento. La idea del museo es mostrar recuerdos de la cantante, desde su vestuario hasta sus objetos personales.

Puesto que Rocío Jurado dejó en alto a su país a nivel internacional, que mejor agradecimiento que crear un espacio donde sea recordada. Esto y más merece la cantante mundialmente reconocida. En vista de la negativa de Carrasco, el ayuntamiento abrirá una sala expositiva temporal para el próximo año. En el lugar se mostraran fotografías de la cantante aportadas por sus fans y algunos trajes que esta obsequió a los mismos.

Así mismo como vivencias junto a sus vecinos, el cual no sería presentado en el museo, puesto que todo el material era responsabilidad e su hija.

El ayuntamiento aseguró que la comunidad deseaba la finalización del proyecto, puesto que el único lugar para recordar a Jurado es el cementerio. De hecho, no existe otro lugar donde acudir para recordar lo grande que era Rocío.

Museo a medias

Las instalaciones del museo de Rocío Jurado estaban construidas y listas para ser habitadas por las pertenencias de la cantante. Las mismas constaban de más de 400 trajes, sus premios y el piano donde solía practicar en vida. Todo ese material estaba bajo el cuidado del ayuntamiento, sin embargo no podía ser utilizado sin el permiso de Rocío Carrasco. Puesto que entrarían en materia legal, que fácilmente ganaría la heredera de la cantante.

El ayuntamiento había ofrecido la cantidad de 30 mil euros anuales a Rocío Carrasco como compensación por ceder las pertenencias de su madre. La respuesta de la hija de la cantante ante la propuesta, fue pedir el expediente de construcción del museo. Después de esto el mismo no se volvió a saber de Carrasco, lo que demostraba la negativa de misma. Esperemos que se resuelva toda la problemática y lleguen a un acuerdo, puesto que Rocío Jurado merece tener su museo.