Las vacaciones de la Familia Real están dejando titulares de lo más llamativos hasta la fecha. A la ausencia del rey emérito en Palma de Mallorca por estar "fastidiado", argumento de Felipe VI que ya ha sido desmontado con unas imágenes que lo sitúan junto a varios amigos bebiendo vino, se ha sumado la "cobra" de Felipe VI a Letizia y una escena que evidencia una tensa relación entre la reina Letizia y su hija, la infanta Sofía, unas imágenes que no se habían filtrado hasta el momento.

Las tensas escenas familiares de la Familia Real en Palma

Tras la tensa escena entre la reina Letizia y Doña Sofía, en la misa de Pascua de Palma en la que la madre de Felipe VI quiso fotografiarse con sus dos nietas y su nuera obstaculizó el posado, generando un clima de tensión familiar que aún está patente y un vídeo que abrió incluso los telediarios por la dureza de la situación, para más tarde recrear momentos de reconciliación, ahora, los medios han captado una nueva escena [VIDEO] que deja muestras de la tensión entre la hija pequeña de los monarcas y su madre, la reina Letizia.

Un posado veraniego con polémica entre madre e hija

Los hechos ocurrieron durante el típico posado veraniego que los cuatro protagonizaron [VIDEO] a su llegada a Palma de Mallorca, un momento muy esperado por la prensa y en el que los fotógrafos captaron cada instante del posado . En la escena se puede ver cómo la infanta Sofía sube el brazo para protegerse del sol en los ojos. El gesto no fue aprobado por la consorte, quien se encontraba justo detrás de ésta y nada más percatarse de este gesto de su hija pequeña, no dudó en apartarle el brazo para evitar que hiciera sombra en las fotos.

El gesto de cansancio y resignación de la infanta a su madre

No obstante, la infanta Sofía no tomó de un buen modo el gesto de su madre, y se aprecia como, con un semblante de resignación, movió el brazo para alejar la mano de la reina Letizia.

La escena, sin duda alguna, ha representado el poder y el control que la reina consorte ejerce sobre sus hijas, a quienes en más de una ocasión ha corregido delante de los medios de comunicación. La cara de la infanta Sofía refleja el cansancio y hartazgo de las correcciones de su madre, aunque no es para menos, pues se trata de una situación que llega a cansar, no sólo a las niñas, a quienes se puede apreciar un tanto hartas del control de su madre, sino también al propio Felipe VI, quien últimamente ha querido mantener al margen a su esposa.