El nuevo documental de Netflix, estrenado el pasado 10 de agosto, ha causado cierto revuelo. La producción trata de un tema un poco delicado ya que recoge la historia [VIDEO]de siete personas que tienen una serie de enfermedades mentales crónicas que aún no ha sido reconocida por la medicina moderna.

La serie documental muestra de manera cruda toda la pesadilla que tienen que padecer los pacientes para poder conseguir una posible cura a sus enfermedades. Se puede evidenciar que estas personas se enfrentan con una sintomatología distinta a la que se está acostumbrada a ver en una enfermedad común. Se presentan también los diagnósticos descabellados y la cantidad de dinero que tiene que gastar los pacientes para poder mantenerse con vida.

El director ha manifestado que la intención de su documental es mostrar el dolor de este grupo de personas y ayudar a buscar una solución científica que respalde las patologías.

Las redes sociales explotaron el día del estreno

Apenas culminó el estreno de Afflicted y de inmediato comenzaron las críticas [VIDEO]a través de las diferentes redes sociales en Estados Unidos. Muchas personas no creyeron que las enfermedades eran reales mientras que otros solo se dedicaron a negar la existencia de las mismas y expresar que solo se trataban de trastornos mentales. El director, por su parte, se abstuvo de emitir algún comentario por la redes al respecto.

Polémicas patologías expresaron los personajes

Para lo que no vieron el estreno, le contaremos un poco de quiénes son los personajes. Para comenzar tenemos a Star quien manifiesta que está agotado de visitar decenas de especialistas que no dan con el tratamiento de su enfermedad, aún no han dado con un diagnóstico certero sobre sus espasmos musculares.

Por otro lado está Carmen, quien inexplicablemente no puede estar en contacto con ningún aparato eléctrico, incluso hablar por teléfono le resulta realmente doloroso. Asimismo, Jaminson relata que sufre de fatiga crónica y Jake sufre una enfermedad similar al Lyme. También se nos presenta a Jill y a Pilar. Ambos afirman no poder estar cerca de sustancias químicas que les impiden llevar una vida plena.

Un documental que produce angustia

Muchas personas manifestaron a través de las redes que es desesperante ver cómo estas personas luchan por sobrevivir y cómo sus familias han invertido miles de dólares en encontrar una cura. Sin embargo, hay que mencionar que el director dejó expuesto a los médicos y especialistas en enfermedades mentales ya que son patología desconocidas.