La investigación que adelanta la Fiscalía General de Barcelona contra Shakira será engavetada temporalmente en la Oficina de Delitos Económicos, mientras se recaudan más pruebas contundentes para determinar si efectivamente se cometió un delito por no haber declarado y cancelado en España los tributos correspondientes a los años 2011 y 2014.

La querella que se inició en diciembre de 2017 cuando la Agencia Tributaria le reclamó a la artista el Impuesto Sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) por sus ingresos obtenidos no solo en España sino en otros países durante tres años fiscales.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Por qué a Shakira la acusan de evasión

En el mes de noviembre del 2017 Shakira [VIDEO] apareció en la lista de una investigación periodística del realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) conocida como Paradise Papers, según la cual la cantante pagó sus derechos musicales en Malta y Luxemburgo por un monto de 31,6 millones de euros (36,6 millones de dólares).

Esto llamó la atención de las autoridades españolas por lo que iniciaron una investigación financiera.

La artista ha explicado que en la fecha investigada su residencia fiscal estaba fijada en las Bahamas, y que por compromisos laborales viajaba constantemente por distintos países por eso hacía los pagos en el Caribe. También aclaró que el cambio de dirección fiscal a España lo hizo a partir del 2015, cuando se estableció con su familia en Esplugues de Llobregat.

Para efectos del pago de impuestos fiscales, las leyes españolas establecen que si un ciudadano pasa más de 183 días en el país se le considera residente, por lo que funcionarios de Hacienda se han dedicado a reunir pruebas para determinar si Shakira Isabel Mebarak Ripoll ha incumplido con sus obligaciones legales.

Los demandantes alegan que desde el 2011 la artista ya residía en el país por lo que solicitan el correspondiente pago de tributos, producto de sus ingresos generados no solo en España sino a nivel mundial, durante al menos tres de los años fiscales investigados, ya que el primero prescribió.

Las averiguaciones de la parte acusadora llegaron hasta los distintos establecimientos de Barcelona que la artista visitaba para constatar la frecuencia y la temporada en la ella que utilizaba sus servicios; algunos sitios clave en la investigación fueron la sede del reconocido peluquero Jordi Ripoll, el centro de estética Casellas, así como los gimnasios Dir Diagonal y Bonasport.

Shakira no debe, pero paga

A pesar de que la cantante colombiana ha manifestado que no ha cometido evasión fiscal, el pasado mes de febrero pagó 20 millones de euros para saldar su deuda como parte de las ganancias obtenidas en los años mencionados. Se estima que a mediados de junio concluyan las investigaciones; de comprobarse el delito fiscal, la Agencia Tributaria estima que Shakira tendría que cancelar 120.000 euros por cada año, monto a partir del cual se considera evasión de impuestos y contempla pena de uno a cinco años de prisión

Mientras en la oficina fiscal buscan pruebas que sustenten el expediente, la barranquillera de 41 años afina detalles de sexta gira mundial, El Dorado World Tour, que inicia este 3 de junio en Hamburgo, Alemania.