En el programa de “SálvameBelén Esteban [VIDEO] ha preguntado al paparazzi y también colaborador del programa, Gustavo González [VIDEO], sobre el estatus de su divorcio con su mujer. Este, un poco aturdido por la pregunta, ha dicho que no es su mujer debido a que los dos se encuentran separados. Lo cierto es que Belén Esteban ha hecho estallar la olla y ha afirmado que el divorcio del paparazzi no se completó debido a que fue impugnado y que de facto los dos aún se encuentran casados. Todo esto ante la mirada perpleja de María Lapiedra quien se encontraba presente en el programa.

La impugnación del divorcio

Gustavo confirmó la noticia y aseguró que se encontraba desde hace días esperando a que fuera filtrada.

Tanto él como María Lapiedra ya habían discutido sobre el asunto pero no quiso dar más detalles al respecto. Los demás colaboradores atónitos por la noticia han preguntado a Gustavo sobre la impugnación y este afirmó que al parecer su exmujer dijo que no sabía lo que había firmado. Sin embargo, anteriormente Kiko Hernández desveló que un error de forma en el convenio obligó a la mujer del paparazzi a echarse para atrás.

En el programa siguieron a la carga y Mila Ximénez le dijo al paparazzi que era un falta de respeto por la manera en que se expresaba de su expareja. Gustavo se defendió y afirmó que nunca se ha expresado con desprecio de su exmujer. Esto terminó de exaltar los ánimos y comenzó una pelea entre Gustavo, Belén Esteban y Mila Ximénez. El paparazzi negó las acusaciones y llamó de cínica a Mila Ximénez.

Gustavo, devastado por la distancia con sus hijos

Lo cierto es que la situación familiar del paparazzi no está para nada bien.

Entre lágrimas reconoció que el distanciamiento con sus hijos se ha agravado. Todo esto a raíz de su proceso de divorcio. María Lapiedra comentó que actualmente ve a Gustavo muy afligido y desolado por toda esta situación. Para ella no es el hombre que conoció años atrás y afirmó que solo había visto a Gustavo feliz cuando vivía con sus hijos.

El divorcio de Gustavo González vuelve a estar en boca de la farándula. La polémica no ha tardado en causar estragos. Actualmente el divorcio sigue en el punto inicial y las dos partes no pueden llegar a un acuerdo para poner fin a esta querella judicial. Mientras tanto el conflicto crece y los problemas familiares del paparazzi salen a la luz pública cuando se creía que todo había terminado. La verdad este conflicto promete continuar por varios meses al no encontrar una solución legal que logre dejar contentos a las dos partes.