El día de ayer en Francia se celebraba el 78 aniversario del discurso del presidente de la República en aquel entonces Charles de Gaulle, convocó a los franceses a continuar luchando contra la Alemania nazi en el año 1940.

Una respuesta inesperada para el joven

En el acto solemne se contó con la presencia del jefe de estado Emmanuel Macron [VIDEO], el mismo se acercó a saludar al público que había asistido al aniversario. Un joven al verlo se dirige a el con mucha confianza, al decirle "¿Qué pasa, Manu?" en ese momento Macron lo interrupe para exigirle más respeto.

Posiblemente el joven, cuya identidad no ha conocido, no buscaba más que hacer una broma a Macron que seguramente luego comentario con sus compañeros y amigos, pero este inesperadamente recibió una lección que no olvidara tan fácilmente.

"Estás en una celebración oficial, así que compórtate como tiene que ser. Puedes hacerte el imbécil, pero el día de hoy hay que cantar la Marsellesa y el Canto de los Partisanos. Me llamas señor presidente de la República o señor, ¿vale?"

El joven se avergonzó

El joven le responde muy avergonzado al presidente que sí, que está de acuerdo, y entonces Macron continúa conversando: "Muy bien y haz las cosas en orden. El día que desees hacer la revolución estudia primero, obten tu diploma y gánate la vida por ti mismo, ¿Vale? Entonces, ya podrás ir a darles enseñanzas a las demás personas". Este segmento del vídeo se ha viralizado desde la tarde de ayer cuando este se publicó.

El día de ayer El presidente francés compartió otro video, más extenso, en el que se observa que él se quedó conversando un rato más con el joven al que irrumpió su falta de respeto, junto a otro joven sobre la ratificación a la que deben enfrentarse en los próximos días en el instituto.

Macron cita junto al video publicado estas palabras "El respeto es lo mínimo en la República de Francia [VIDEO], especialmente el 18 de junio, en presencia de los compañeros de la Liberación. Pero eso no reprime tener una plática relajada: observa el final".

En etapa final de su conversación, Enmanuel Macron nuevamente se dirige al joven para preguntarle qué año está cursando. El joven le responde y el presidente cae en la cuenta de que este año debe hacer una reválida escolar en el instituto. El joven le comenta que él es un buen estudiante. Seguidamente Macron lo felicita y le alienta a seguir esforzándose para ser un ejemplo y prepararse para el futuro sin decaer.