Solo a Barranco se le pudo ocurrir la genial idea de reunir a sus pretendientes en una sola cita. La actitud de las chicas era todo un poema. Se insultaban muy calmadamente, pero insultos al fin. Lo que molestó en definitiva a Iris [VIDEO]y Jenni fue le decisión de Barranco de dar una cita sin cámaras a Jennifer.

Se mostraron muy calmadas al momento que Barranco y la joven compartieron a su cita. Pero al quedarse solas no paraban de mostrar lo molesto que les parecía la situación.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Jenni no soportó y se marchó, pues dijo a Iris que no era de su agrado. Además no sabía su opinión pero ella se retiraba del lugar. Por su parte Iris espero para rechazar la cita con Barranco.

Iris y Jenni estaban muy molestas

Al ver que Barranco se marchó de forma tan natural y tranquila con Jennifer [VIDEO]las pretendientes hicieron comentarios. En ellos mostraban su molestia, no podían creer lo que había hecho el tronista. Jenni estaba tan indignada que dijo a Iris que ella no era de su agrado y no sabía cómo esta veía las cosas.

Pero lo que sí tenía claro Jenni era que se marchaba. Comentó que le dijo al tronista que quería una cita sin cámaras pero este solo dijo 'ya veremos'. Pensaba que no le importa su presencia y que le daba igual. No estaba dispuesta a esperar a que el tronista terminase su cita con la nueva. Así que se marchó sin decir nada más.

Por su parte Iris dijo que no tendría una cita por descarte. A su parecer Barranco prefería tener una cita sin cámaras con la nueva que con ellas.

Dio a entender con esto que ellas se merecían más la cita pues tenían más tiempo en el programa.

Pormenores finales con Barranco

Barranco y Jennifer comentaban lo que fue su cita. Alegando que a la chica le daba un poco de pena estar ante las cámaras. Comentó que se conocieron un poco, además Jennifer admitió que cuando tome un poco de confianza se soltaría más. Mientras hacían estos alegatos Iris esperaba en las afueras un poco desesperada y molesta. La chica decidió no irse hasta constatar que a Barranco le importaba si se iba o no. Se contradijo al decir que de seguro no le importaba pues le apeteció más tener la cita con Jennifer que con alguna de ellas.

Como Iris es muy comunicativa, debía quedarse para decirle a la cara al tronista que se iba. Admitió que se arrepentiría al llegar a su casa, pero no podía pasar por alto la situación. La chica caminaba en el jardín cual león enjaulado. La molestia era tal que no cabía en ella. Lo que se puede entender, ya que la joven es la que lleva más tiempo en el programa esperando la decisión del tronista.