María Lapiedra está dispuesta a seguir en primera línea ya le pueda costar lo que quiera costarle, a pesar del tropezón que tuvo en Supervivientes y el castigo que está recibiendo en Telecinco, junto con las idas y venidas que tiene con su actual pareja Gustavo González está famosísima [VIDEO] ex actriz x sigue copando muchísimos titulares a pesar de los que se han mostrado hoy no son demasiado buenos para ella.

Se ha podido saber que en estos próximos meses la colaboradora va a tener una agenda muy agitada y no precisamente con buenas noticias sino que se presenta a un proceso judicial en el que la pena qué podría acarrearle sería la de ir a prisión.

María Lapiedra se enfrenta a varios delitos

Estamos hablando de una querella que le interpuso Ignacio Toledano, en nombre de su director de cine, el cual acusa a María Lapiedra de calumniar con publicidad por la que sí el juez lo estima podría ser condenada a 2 años de prisión. Estos hechos tuvieron lugar a principios de este año, cuando María Lapiedra visitó el plató de Sálvame Deluxe y durante esta entrevista la ex actriz porno imputó a su expareja una actuación de violencia de género entre otros posibles delitos entre los que se encuentran las amenazas y las coacciones dentro del ámbito de la familia.

La querella a la que cotilleo. es ha tenido acceso, explica que el representado estuvo [VIDEO] unido por matrimonio a María Lapiedra y que esta última afirmó en su intervención en el programa de Jorge Javier Vázquez que había sufrido lesiones que el señor Lapiedra le había infringido durante el tiempo que habían estado casados, pero que había varios periodistas que aseguraban que ella misma se había autolesionado con un bate de béisbol.

María Lapiedra afirma que tuvo que denunciar obligatoriamente al señor Lapiedra y que los hechos que denunciaba eran completamente verdaderos y que todavía existe una orden de alejamiento entre ella y su ex esposo.

Pero las afirmaciones de la ahora colaboradora de Sálvame no tienen mucha veracidad ya que se ha comprobado que no existe orden de alejamiento contra Ramiro, ni ningún proceso abierto por un delito de violencia de género, de hecho la causa quedó sobreseída y archivada por falta de pruebas, pero la cosa no queda ahí sino que también la propia María Lapiedra afirmó en el juzgado que nunca había habido agresión y que se trataba todo de un malentendido.

Pero no se acaban aquí los problemas de Lapiedra, Alexa Blun una empresaria también la ha querellado acusándola de proxenetismo, algo que sumado a lo anterior le abre una brecha muy oscura en el campo penal.