La boda [VIDEO] más esperada del 2018 fue un completo éxito y dejó a todo el mundo conmovido e ilusionado con los recién casados. El príncipe Harry y la nueva duquesa de Sussex, Meghan, siguen en la mira de la prensa, que no ha dudado en difundir hasta el mínimo detalle sobre los novios, la familia real y los invitados.

De los artículos que se han publicado, los más famosos han sido los que recogen los grandes cambios que ocurrirán en la vida de Meghan [VIDEO], que son muchos. Así, ya hemos leído en varias oportunidades la lista de hábitos y costumbres a las que Meghan Markle ha tenido que renunciar para poder contraer matrimonio con el hermano menor del príncipe William.

Sin embargo, hemos pensado en algo distinto y hoy dirigimos la mira al príncipe Harry: Aquí te traemos la serie de cosas que este ya no puede hacer, debido a que se convirtió en un hombre casado.

Alcohol, cigarrillos y fiestas

No es secreto que el hijo menor de Diana de Gales vivió una juventud alocada. De hecho, el joven llegó a causar mucha polémica con su comportamiento rebelde y fiestero. Es así que desde temprano comenzó a beber grandes cantidades de alcohol, lo que lo llevó a protagonizar escándalos como los del bar Pangea, en el 2004, en el que hirió a un fotógrafo en la salida del local, mientras estaba pasado de copas.

Ahora que ha sentado cabeza, Harry debe decirle adiós al alcohol, puesto que ya no puede involucrarse en episodios controversiales. Según algunos diarios británicos, el príncipe ha reducido su ingesta de bebidas alcohólicas desde noviembre del año pasado.

El joven nieto de la Reina Isabel II también deberá renunciar a los cigarrillos, si es que quiere tener hijos con su nueva esposa. Por si no lo sabes, la nicotina es capaz de afectar la fertilidad masculina. Por fortuna, el concienzudo Harry ya ha comenzado a dejar de fumar.

¡Adiós a las fiestas!, desde el día en el que dijo “Si, acepto” en la capilla de San Jorge, el príncipe Harry se despidió de las celebraciones y actos no oficiales o fuera del palacio. Atrás quedaron las reuniones con mujeres sin ropa, como la del 2012 en las Vegas, cuyas fotos, en las que el príncipe también salía desnudo, dieron la vuelta al mundo. ¡Y nada de bromas de mal gusto! Como la vez que se le ocurrió aparecer disfrazado de nazi, en el 2005.

Un príncipe en forma

El príncipe Harry es un gran fanático de la comida rápida, en especial de las hamburguesas. No obstante, Meghan tiende a comer más sanamente, e incluso consume dietas veganas algunos días de la semana.

Por pedido de la duquesa, Harry tiene que seguir un régimen que lo ayude a mantenerse en forma y saludable. Esto incluye cambiar por completo sus hábitos, por lo que el recién casado se apuntó en un gym hace algunos meses. ¡Lo que puede lograr el amor! Ahora el príncipe tiene que darle un vuelco de 180 grados a su estilo de vida, cosa que no ha dudado en hacer, por el cariño que le tiene a Meghan.