Lo venimos contando en las últimas horas, algo pasa con Belén Esteban en Telecinco y muy serio. Solo así se puede entender que, en cuestión de unas pocas semanas, haya pasado de ser considerada "la niña mimada" de la cadena a convertirse en una suerte de apestada a la que los pesos pesados de la cadena de Fuencarral dan la espalda.

Y es que, después de que el presentador con más peso de Telecinco encendiese la guerra de lo que ya todos consideran un cuerpo a cuerpo entre ambos negándose a rectificar en relación a sus críticas a la conocida como la princesa del pueblo, ahora ha sido la presentadora mejor pagada de la cadena quien ha vuelto a darle la espalda a la colaboradora estrella de Sálvame.

Belén sigue cotizando a la baja

Lo hacía confirmando públicamente que no tenía ninguna intención de dejarse caer por la famosa "Toñomanía", esa suerte de macrofiesta [VIDEO]para celebrar su triunfo judicial ante el que fuera su representante, Toño Sanchís, que pretende convertir a la discoteca Kapital en el centro de Madrid, en la capital de la felicidad de los Esteban - Menéndez durante unas horas.

A pesar de la argumentación ofrecida por "la reina de las mañanas" de la TDT patria, aludiendo a que no quiere ir a trabajar "de empalmada", lo cierto es que detrás de su decisión también habría influido el hecho de no querer hacer un feo al que es su colaborador, Toño Sanchís, además de la evidente distancia [VIDEO]que siempre ha mantenido con la ex mujer de Jesulín de Ubrique.

Sea como fuere, y aunque aseguran que se superarán los 200 invitados, lo que parece claro es que en Mediaset España empiezan a mirar y a tratar de manera muy diferente a como lo hacían con Belén cuando la veían como "la gallina de los huevos de oro".

Telecinco da la espalda a Belén Esteban

Y es que parece que, tras sus últimos no Belenazos en el Deluxe, tras su última aparición en Vive la vida con Toñi Moreno, y también tras su presencia en el último capítulo del emotivo programa de Carlos Sobera, todos ellos firmando datos de audiencia de lo más bajos, su halo de intocable parece haberse diluido y de qué manera.

Quizás esta sea, pues, la razón que explique por qué la madre de Andreíta está perdiendo peso en la cadena en la que lleva trabajando una década a marchas forzadas. Como en cualquier empresa, hay gente oliendo sangre y lo piensa aprovechar. Veremos cómo trata de evitarlo una Belén Esteban que, eso parece incuestionable, cotiza claramente a la baja.