Las inesperadas salidas de dos de los concursantes que para muchos eran candidatos claros para ganar Supervivientes 2018 han dejado muy tocado al programa. Tanto que ya son varios los mentideros que se están afanando a poner nombres encima de la mesa de los que se esperan sean los sustitutos de los robinsones que han abandonado antes de hora, obligando al programa a tomar cartas en el asunto.

En este sentido, lo que todos están mirando en estos momentos es la lista con los nombres de los concursantes que se había venido contando en la previa al inicio de SV 2018 estaban negociando con el programa y que, finalmente, se redujo a los dieciséis candidatos al triunfo que todos pudimos ver en la gala uno y que cada vez menguan más.

Sálvame, al rescate de Supervivientes 2018

El primero de ellos es el de Chelo García-Cortés. La colaboradora de Sálvame [VIDEO]ha manifestado en multitud de ocasiones su deseo de acudir a Supervivientes [VIDEO]. Algo que estuvo a punto de hacer revisando la hoja de negociados. Un deseo que podría ser realidad en cuestión de días.

Quizás la opción más morbosa sea la de llevar a otros "salvadoreños" como Kiko Matamoros o Makoke, con quien también se estuvo negociando hasta el final infructuosamente. Sin duda sería toda una bomba. La madre de Aída Nízar también cuenta con muchas papeletas.

Los otros nombres que se barajan en las redes sociales

Además de estos nombres, con los que se tiene constancia se negoció para convertirlos en posibles concursantes y que finalmente se desecharon por distintos motivos, otros han venido ganando fuerza en las últimas horas.

El primero del que se dijo sería un concursante brutal, visto lo visto en las primeras semanas de concurso, sería Alejandro Albalá. La llegada del ya ex novio de Sofía Suescun supondría todo un vuelco a la convivencia, provocando todo tipo de escenas con su ex, el chico que a esta le gusta y por el que parece quería cambiarlo y el resto de concursantes.

La opción de más salseo gusta y mucho a los fans del "sabor Telecinco", tan dado a organizar este tipo de situaciones límite con triángulos amorosos que tantos buenos réditos de audiencia suele dar. En esa misma línea se está hablando de la posible llegada de Gustavo González, novio de María Lapiedra, como relevo perfecto para evitar que la colaboradora de Cazamariposas tenga que pagar la penalización salir antes de hora que, además, supondría el mantenimiento de los ingresos para la pareja más polémica del mundo rosa de este 2018. Pronto saldremos de dudas.