Mila Ximénez se descargó con su compañero Gustavo González, le reclamó su actitud en el programa anterior donde su pareja María Lapiedra era una de las invitadas de Sálvame. Ximénez no entendía el porqué su compañero decidió quedarse en la sala VIP con Lapiedra, pues daba la impresión de que era su guardaespaldas y defensor" por si la mordíamos o algo" comentó Ximénez.

González no se quedó callado y le respondió con otra pregunta "¿Desde la semana pasada ha pasado algo entre tú y yo?" A lo que ella respondió que no. Él prosiguió con la explicación diciendo que desde el martes ha estado soportando una actitud de indiferencia de ella hacia él; que en los pasillos no lo saludaba y además el día en que su pareja fue invitada al programa, Mila le preguntó a Gustavo en varias ocasiones que en calidad de qué él asistió al programa" de guardaespaldas, de amigo, de novio, de colaborador" y otras cosas más que ofendieron al periodista.

En ese momento, él trató de frenar la actitud agresiva de Ximénez, de una forma educada y reconciliadora, pero tuvo no mucho éxito.

El paparazzi no lograba entender la actitud de Ximénez y le preguntó sus compañeros de trabajo si alguien más aparte de ella se sintió acorralado con él en el estudio el día que su pareja asistió al plato o le pidió a alguien que fuera condescendiente con ella.

El comentario que desató la discusión

Mila [VIDEO]abordó una situación que se presentó en la sala VIP, la cual calificó de "paripé", cuando Lapiedra estaba llorando, pero no por nada grave, sino que estaba molesta,según Jiménez, ya que había estado esperado tres horas en la sala, y se suponía que Lapierdra iba a ser una de las primeras y la estrella del programa. Además, habló de haber escuchado a González decirle a otra compañera que no le había gustado un comentario que había hecho ella, donde se refería a las hijas de María Lapiedra [VIDEO]como "mochilas".

Ximénez negó haber hecho alguna declaración de este tipo, "lo que dije es que estoy harta de que hable de ellas como si fueran mochilas. Ahora me las traes, ahora me las llevo, ahora me las pongo". Por otra parte, le señaló al periodista que se estaba quedando solo, "primero nosotros, luego tu socio, luego tu familia, ¿quién más te va a dejar en esta aventura? Piénsalo ".

También se atrevió a imitar el comportamiento de María Lapiedra en el plato, lo que Gonzáles tomó como una completa falta de respeto para con él. Y dijo que no era un "paripé", ella no estaba fingiendo, solo que estaba débil. Y que el comentario que a él no le cayó para nada bien, no fue precisamente la palabra "mochila" la que usó Jiménez.

La actitud agresiva de Ximénez

Esta aclaración por parte de Gustavo encendió a la escritora e hizo que se levantara y mirándolo a los ojos le dijo "¿Perdón? Eres un mier*@, ¿y sabes por qué lo eres? Porque sabes que estás mintiendo". Añadió que él se dejaba intoxicar por su pareja, que ella, Jiménez, solo defendió algo que al parecer Lapiedra no sabe defender y que debe dejar de utilizar a las niñas como arma para decir que es una cobarde.

Y él se había vuelto como ella "manipulador y ruin".

A la reacción agresiva de la escritora, González dijo que no iba a ponerse a su altura y dejó en claro que no iba a repetir lo que supuestamente dijo Ximénez con respecto a las hijas de Lapiedra. También comentó que la persona que insulta es la que se califica y él jamás la había insultado.