Belén Esteban sabemos que lo ha pasado muy mal con Toño Sanchís, pero lo cierto es que no se va a conformar con dejarlo sin apenas dinero, sacándole todo lo posible en compensación al daño que le hizo a ella, ni tampoco humillándolo hablando de él como habla en los platós de televisión. La colaboradora de Sálvame está muy feliz, al menos se ve externamente [VIDEO] de ese modo, pero en su interior lo que la alimenta es un rencor justificado.

Tras tres años de juzgado en juzgado los tribunales le han dado la razón a la princesa del pueblo y su ex representante Toño Sanchís tendrá que abonar cerca de un millón de euros, en donde se engloban las costas del juicio, en el cual se han visto envueltos durante todo este tiempo.

Belén Esteban: Voy a meter a Toño Sanchís en la cárcel

Tras esta victoria, Belén Esteban se ha mostrado con una imagen implacable con su ex representante y durante muchos años también su amigo y ha concedido una entrevista a la revista Semana, en donde promete que esto no va a quedar así y que a Toño le espera un procedimiento por lo penal.

Belén Esteban decía que se sentía feliz, que verdaderamente estaba [VIDEO] emocionada, que lo que tenía en su interior era una mezcla de sentimientos de alegría y felicidad pero que el mismo tiempo había llorado muchísimo que cuando le dieron la noticia. Lloró ya que había sido un camino muy duro lleno de disgustos y sacrificios pero que por fin había llegado al final y ahora, aparte del dinero, que es importante lo principal también era demostrar que jamás había faltado a la verdad y que el único que había mentido todo el proceso había sido Toño Sanchís, ya que las pruebas en juzgado y no en un plató de televisión habían demostrado que ella siempre había sido sincera.

Belén Esteban asegura que va a ir contra él y contra la entidad bancaria, ya que ha tenido que esperar para que el proceso no se paralizarse porque Toño tenía el control de ciertas cuentas, que según ella había abierto con firmas falsas, dice que no sabe si él ha sido el autor de esto, pero que se había beneficiado era sin ninguna duda y que de nuevo sería la ley quien determine lo que va a pasar

Belén agradece todo el apoyo que ha tenido de su familia y deja de manifiesto que ella quería su dinero, no su casa pero que si no se lo da no le quedará otro remedio que subastar la vivienda y que no le da pena, ya que ella a él en su momento no le dio pena, que lleva 3 años esperando. Pero de lo que está convencida es que va a pagarle lo que debe. Aquí cuenta que ya le fueron abonados 33000 y otros 12000 correspondientes respectivamente a un pago efectuado y a la venta de un coche de los que tenía a nombre de la sociedad, dinero que hay que restarle del cúmulo a pagar.