Alonso Guerrero, el primer marido de la actual reina consorte de España, doña Letizia Ortiz Rocasolano, ha presentado su novela autobiográfica después del tenso rifirrafe vivido entre la reina emérita y su ex esposa.

Algunas de las lectoras que se sumaban a la compra del libro afirmaban [VIDEO] que les parecía un hombre interesante el cual le recordaba en las canas a cuando Richard Gere empezó a dejárselas y que consideraban normal que la reina Letizia se hubiese enamorado de él en el pasado e incluso se atrevía a insinuar que les gustaba más que el príncipe Felipe, ahora rey de España.

Alonso Guerrero, muy tajante con los periodistas de Sálvame

El acto de firmas tuvo lugar en una librería de Madrid en donde el escritor se negó tajantemente a entrar en directo para el programa Sálvame quitándose del medio a su reportero.

Argumentó que a él no le gustaban los directos y menos de un programa de prensa rosa cómo es Sálvame. Fue de este modo como dejó bastante cortado al reportero y sobre todo al programa.

Y ahora nos preguntamos si es normal que Sálvame entre a conocer en estos asuntos saliéndose un poco de la esfera rosa a la cual se dedica su programa. En un principio no debería de ser así, ya que el ex marido de doña Letizia es simplemente un profesor de literatura junto con su pasión por escribir, o sea nada que ver con lo que se puede dar en Sálvame. Desde luego, Jorge Javier Vázquez y su equipo quisieron sacar tajada sobre todo, no porque les interese el libro de Penny Robinson que ha sacado el ex marido de doña Letizia, sino por el rifirrafe [VIDEO] que se vivió hace varios días en la catedral de Palma y que tanto ha dado de qué hablar tanto en medios de comunicación de prensa rosa como en los noticieros de actualidad.

El exmarido de Letizia esquiva a Sálvame

El reportaje de Sálvame se vio obligado a bajar a la planta inferior en donde de nuevo le preguntó a Alonso Guerrero una pregunta bastante incómoda sobre si la reina Letizia era fría y calculadora ,pregunta que el escritor y profesor de literatura supo torear bastante bien y respondió tajantemente que sus recuerdos eran suyos. Así no soltó ni una palabra acerca de la personalidad de la actual reina de España.

Y esto no fue lo único que consiguió saltar el ex marido de doña Letizia. A la pregunta de los periodistas acerca de si le molestaba o no que lo llamaran en "El principito" o "Don Letizio", respondió que le daba igual, ya que era inevitable que sus alumnos lo hicieran debido al pasado que tenía.