Pablo Hásel, el rapero condenado a dos años y un día de prisión por injurias graves a la Corona y enaltecimiento del terrorismo en las letras de sus canciones, una [VIDEO]condena que ya alcanza los 5 años de prisión si sumamos la condena [VIDEO]anterior, ha generado enorme polémica tras la entrevista que ha concedido en el día de hoy en una retransmisión en directo de 'Espejo Público' en Antena 3.

La denuncia pública del cantante contra la Monarquía, la policía y el Gobierno

Después de que el propio cantante argumentara en directo que las letras de sus canciones deberían estar amparadas en la libertad de expresión dado que no suscitan el miedo en los ciudadanos porque forman parte de "una realidad" como por ejemplo, que se ha pagado con dinero público el silencio de las amantes del rey Juan Carlos I o que las pensiones en España son una miseria, pasando por sus tuits donde admitía que los policías habían asesinado a 15 inmigrantes.

Un colaborador de Espejo Público se enzarza en directo con Pablo Hásel

Las palabras del rapero no gustaron nada en el plató de 'Espejo Público', donde el colaborador, Albert Castillón hacía hincapié en que Hásel debería entrar en la cárcel debido al "odio que lleva encima" dado que es "un peligro para la sociedad". Ante los innumerables ataques que estaba recibiendo desde el espacio televisivo de susanna griso, donde los tertulianos debatían sobre el supuesto riesgo que las canciones del rapero suponían para la sociedad.

Después de que el rapero argumentara los motivos por los que no debería entrar en prisión afirmando que "si tenemos en cuenta que los ciudadanos no sienten miedo cuando escuchan sus canciones y sí lo hacen cuando le recortan los derechos más básicos como la libertad de expresión o las pensiones", ante este argumento, las críticas no tardaron en llegar por parte del colaborador Albert Castillón, quien afirmaba que "no vale la libertad de expresión para soltar cualquier burrada".

El rapero abandona la entrevista al grito de "fascistas"

En torno a esa cuestión, el cantante terminaba la entrevista "qué casualidad que quienes nos desean la cárcel desde plató no piden prisión para aquellos que con total impunidad desean la muerte a catalanes, inmigrantes, homosexuales y para eso sí tienen libertad de expresión" y se despedía añadiendo: "fascistas" mientras Hásel se quitaba los cascos y abandonaba la entrevista en pleno directo ante unos espectadores atónitos con lo que estaba ocurriendo.