En las últimas horas Anna Ferrer, la hija de Paz Padilla, volvía a convertirse en noticia después de ser esta quien le acercara a los estudios de Mediaset España subiendo una storie en Instagram que va a dar que hablar y en la que calificaba como "patio de colegio" al programa en el que su madre se gana las habichuelas que luego ella ingiere.

No obstante, no es la primera vez que la hija de la cómica gaditana protagoniza alguna información en la crónica social. Sus apariciones públicas en saraos de la noche madrileña y gaditana se ha ido volviendo cada vez más habitual desde que alcanzase la mayoría de edad y su exposición mediática es evidente viendo cómo 143.000 almas siguen todos y cada uno de sus pasos en la red social Instagram [VIDEO].

Una red, esta última, en la que Anna Ferrer ha venido dejando claro en los últimos meses que no es precisamente una persona pudorosa. Y es que solo hace falta ver alguna de sus última publicaciones realizadas durante sus vacaciones de la pasada semana en Uvero Alto, provincia de La Altagracia en República Dominicana, para darse cuenta que lo de enseñar carne es algo que no echa para nada atrás a la joven.

Posados al más puro estilo Ana Obregón, un sinfín de bikinis que habrán provocado que haya viajado con al menos dos maletas de las grandes, y algún posado de paseo luciendo tanga son algunas de las últimas instantáneas subidas por la estudiante de economía más reconocida por los millennials.

Pero ojo, porque la cosa no acaba aquí. De hecho, y tal y como se puede ver echando para atrás el 'time-line' de Anna Ferrer, ha llegado a subir fotos [VIDEO] como la que adjuntamos como principal en esta entrada y que cualquiera puede buscar poniendo su nombre en la citada red social, en la que ha mostrado sus posaderas luciendo tanga sin que le haya temblado el pulso a la hora de subir estas fotografías para que sean vistas por cientos de miles de personas.

Anna Ferrer, la próxima diva de la prensa rosa española

Una actitud se seguridad en sí misma que ha hecho que sea percibida por sus seguidores como una persona de lo más natural y agradable y que parece encaminada, inevitablemente, a convertirse en uno de los referentes de la prensa del corazón en los próximos años.

Aunque lo suyo es la economía, como alguno ha empezado a advertir por ahí, no descartemos que le salga la vena artista y acabe cambiando los números por el show business. Cosas más raras hemos visto ya anteriormente.