El Hermano Ray (Ian McShane) en el capitulo "The Broken Man [VIDEO]" presenta un curioso estudio del caso de lo que Juego de Tronos intenta decir sobre la violencia que representa y cómo esta afecta a sus personajes.

¡Memorias del pasado!

Ray era lo que uno consideraría como una espada consumada. Hizo todo lo que le dijeron en la Guerra de los Nueve Reyes, ya sea asesinando campesinos o incendiando casas de la aldea. Se pensaba que era un valiente mercenario, pero admitió que era poco más que "un cobarde que obedecía órdenes".

Un día cometió un crimen que ya no podía justificar. Le cortó la garganta a un niño frente a su madre que gritaba.

Ella estaba siendo retenida, pero sus gritos de terror, dolor e impotencia trascendieron esa barrera física. Sus gritos continuaron persiguiendo a Ray, para siempre instalado en una culpa inclemente. Él busca un camino hacia la redención y encuentra uno en la Fe de los Siete.

¡Uno o más dioses no es lo más importante!

Admite abiertamente a Sandor Clegane [VIDEO] que no tiene absolutamente ninguna idea de quiénes son los verdaderos dioses, millones podrían estar adorando a los equivocados por todo lo que sabía. Lo que él cree, sin embargo, es que lo más importante son los principios de dicha religión que alguien defiende. Los principios en los que cree son los principios de la paz y reconoce que mientras uno esté comprometido con esos principios, la metodología de comprometerse con ellos no es tan importante.

Cuando la audiencia se encuentra con el hermano Ray, él está construyendo lo que parece ser una comuna idílica entre los verdes valles de Riverlands. Él tiene una banda de seguidores. Es probable que varias personas de la comunidad del hermano Ray decidieran evitar la violencia que envolvía al resto de Poniente y encontrar un hogar para ellos mismos que no estuviera envuelto en las guerras dinásticas de los aristócratas ricos.

¿Principios de paz o violencia?

Tres jinetes de la Hermandad Sin Banderas llegaron con la intención de exigir caballos, oro o armas que Ray y su comunidad no tenían. Sintiendo una amenaza inminente de violencia, Ray se rehúsa a luchar contra los intrusos a pesar de la insistencia del Perro, señalando que la violencia es una enfermedad y que propagarla solo crea una sociedad más violenta a su vez. El Perro, amargado, no está de acuerdo.

Con el final del viaje del Perro con Ray, Juego de Tronos ofrece una historia mucho más matizada de lo que puede parecer inicialmente.

El Perro puede abandonar la comuna destruida con un ferviente deseo de venganza, pero está buscando la venganza de alguien que él llama amigo. Puede que no abandone la amargura que le ha dado la vida, ni adopte jamás el manifiesto de paz del Hermano Ray, pero hay una parte de él que sin duda ha sido cambiada por las palabras y las obras de un hombre cuya relación con la violencia se transformó radicalmente.

¿Cuál es la decisión correcta?

La destrucción del Septo y el asesinato masivo de Ray y su comunidad parecería validar definitivamente el punto de vista del Perro. Si habían luchado antes de que los intrusos tuvieran la oportunidad de reagruparse, entonces los miembros de la comuna tal vez podrían haberse salvado de su destino. Hay otra conclusión de esta escena que trata de algo más que si Clegane o Ray tenían razón sobre la naturaleza de la violencia.

La pregunta más grande, es si vale la pena crear una sociedad construida sobre los principios de la paz en un mundo que es caótico y parece ser implacablemente malvado. ¿Vale la pena crear una sociedad, por pequeña que sea, basada en los principios de romper el ciclo interminable de violencia? ¿Vale la pena abrazar los principios de paz si los carniceros parecen estar en cada camino que cruzas?. Si la historia de Ray es una tragedia, también es una historia de encontrar la redención mediante la renuncia a la violencia. Su viaje indica que, en lo que se refiere a "The Broken Man", a pesar de todos los obstáculos y la crueldad en su camino, construir esa sociedad es crucial. Por más tiempo que dure, se trata de una ruptura en el ciclo de violencia y si se reúnen suficientes rupturas, entonces tal vez esa naturaleza cíclica de la violencia sí se pueda romper.