Haciendo buena la frase de "culo veo, culo quiero", o en este caso "euro veo, euro quiero", la hermana de Terelu Campos aprovechaba para, con unos días de diferencia respecto a esta, copiar la estrategia para llevarse unos euros y presentar en sociedad y por primera vez públicamente a su desconocida hija.

A diferencia de lo que ocurría con Alejandra, la hija de Terelu, que lo hacía en ¡Hola! y al cumplir los 18 años a modo de "la saco antes de que la empiecen a perseguir y cuenta de ella lo que no es", Carmen lo hacía en Lecturas.

Una revista de un perfil mucho menor y cuyos pagos a cuenta son mucho menores que los que realiza su competidora en el mercado del papel cuché.

Si bien ya es más que cuestionable el tipo de imágenes y portadas que estas revistas suelen firmar, colocando fotos en portada en las que se les ve a las protagonistas realizando poses y gestos forzados que resultan poco creíbles como naturales, el que firmaba Borrego con su hija Carmen aún lo era más.

Y es que estas no tenían pudor alguno en colocarse el mismo vestido para salir de cuerpo entero y luciendo el mismo vestido que, como es evidente, no queda exactamente igual a ambas por motivos obvios. "Juventud, divino tesoro".

Según cuenta Carmen Senior, Carmen Junior "es la Campos que se va a comer el mundo". Y es que lejos de acabar de cumplir la mayoría de edad, como le sucede a su prima, esta es ya una joven que ha finalizado sus estudios y está dando pasos en su profesión, la de abogada, donde parece que el futuro le augura grandes cosas.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Telecinco Las Campos

Eso es al menos lo que desliza una Carmen Borrego a la que claramente se le cae la baba con su "niña" y de la que no deja de hablar maravillas durante un reportaje en el que, a menudo, se intuye cierta competitividad a la hora comparar a la hija de su hermana con la suya y en la que siempre gana la Borrego.

La casa de Carmen Borrego, al descubierto

Por si no fuese suficiente sacar en portada de una revista de prensa rosa a su desconocida hija que nada tiene que ver con este mundo, Carmen Borrego se atreve a vender lo que restaba de su intimidad mostrando los rincones más privados de su casa en un reportaje que hace intuir a la profesión que la dueña de la misma no pasa precisamente por un buen momento económico en su vida.

No obstante, si alguien quiere saber más de la joven Carmen o de la casa de Borrego ya sabe dónde puede encontrar todas las fotografías de ambas ventas de la hija menor de María Teresa Campos: En la revista Lecturas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más