Últimamente nos viene persiguiendo una polémica a todos que afecta directamente a todos aquellos que trabajan de forma directa o directa con el mundo de lo cómico y también a los que recurren a chascarrillos a cada poco tiempo en público dado su carácter jocoso.

Esta no es otra que la tiene que ver con los límites del humor. ¿Debe el humor coartarse para no herir la sensibilidad de aquellos sobre los que hace chascarrillos?, ¿debe imponerse la actitud jocosa sobre la mala interpretación de los afectados o aquellos que les defienden?, ¿qué se puede decir y quién dice que es así?, ¿solo se puede hacer humor sobre lo políticamente correcto? Y así otras cientos de preguntas.

Algo que parece no preocupar ni lo más mínimo a una de las cómicas españolas con más espacio en Televisión de los últimos tiempos como es Paz Padilla, quien además de estar casi cada tarde en Telecinco presentando Sálvame, lleva unos cuantos días poniendo "los cuernos " a Mediaset España visitando a la competencia para promocionar su nuevo espectáculo teatral con el que está triunfando en la capital de España.

Ha sido precisamente en uno de esos actos, concretamente en el programa de prime time más visto en la televisión española como es "El Hormiguero" de Pablo Motos en Antena 3 donde se ha liado una buena a raíz de una serie de comentarios [VIDEO] que han provocado un aluvión de críticas a la cómica en las redes sociales tras sobrepasar algunas de las fronteras que algunos consideran el humor no debe rebasar para no "faltar" al prójimo.

Asunto que parece se la trae al paire a la políticamente incorrecta y siempre ácida andaluza.

Y es que, durante su presencia en el citado programa de la cadena competidora de Telecinco, la gaditana no se cortó a la hora de realizar todo tipo de chistes que muchos consideran ofensivos y que siguen a estas horas generando comentarios para nada halagüeños hacia la presentadora de Sálvame.

Los chistes más polémicos de Paz Padilla

Algunos de índole racista generalizando sobre cómo son los chinos, sus actitudes y utilizando el manido "como son todos iguales..." o el también machacado tema de "los ojitos" que a algunos les hacía gracia y a otros no tanto.

Comentarios que a algunos les recordó su desafortunado comentario en Sálvame en el que aseguraba que "los negros eran muy buenos". La cosa no quedaría ahí.

Y es que todavía quedaba la traca final con un chistecito más, en este caso catalogado por varios como de corto homófobo, en referencia al beso [VIDEO] que recibió de una mujer durante la grabación de "La que se avecina". Según esta se tiró "cinco días sin comer" de la "fatiga" que le dio ya que "no podía con ello". Polémica al canto.