Nunca es un buen momento para recibir una mala noticia. No obstante, aún parece peor que esta nos pille trabajando y no digamos si nuestro trabajo consiste en exponernos al 100% delante de una cámara que recoge nuestras reacciones y las envía a todos los hogares de España y a internet para siempre.

Esta es la situación a la que se ha tenido que enfrentar la periodista Mila Ximénez [VIDEO] en las últimas horas. Concretamente durante la última emisión de Sálvame, cuando un compañero suyo como Kiko Hernández le ha comunicado que su ex marido, Manolo Santana, se encuentra hospitalizado desde el pasado lunes.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Una noticia que la veterana comunicadora desconocía y que, a tenor del gesto facial y corporal de la tertuliana, le infundía un susto mayúsculo del que no acababa de salir. Conocedora de los problemas de salud del que fuera uno de los mejores tenistas del mundo en su momento, presagiaba la peor.

Era tras unos segundos cuando esta se salía de plano y se marchaba rápidamente para echar un vistazo a su teléfono móvil y cotejar la información de su compañero para saber exactamente qué es lo que sucedía.

Según esta podía averiguar, el ingreso de Manolo Santana se debía a los problemas de corazón que aqueja Santana y que cada dos por tres le llevan a ser ingresado. Por suerte, nada especialmente distinto a lo que ya ha venido superando en ocasiones anteriores. Además, agregaba que este se encontraba en el hospital de Marbella y estaba acompañado en todo momento por su mujer, Claudia Inés Rodríguez.

Alba, la hija del matrimonio de Mila Ximénez con Santana

Antes de volver al plató y dejar el teléfono, algo más relejada esta cotejaba la información con Alba, la hija fruto de aquel matrimonio y que la ponía al corriente de todo.

Estaba más tranquila y volvía al plató con la cara de susto pero poco a poco se iba relajando. El susto de muerte había quedado en menos de lo que se esperaba.

Y es que Alba, que nunca ha querido salir en los medios de comunicación ni formar parte en los que sí participan sus padres desde que se conocieron, está enterada al segundo y se mantiene en contacto con ambos haciendo de mensajera cuando hace falta.

De ella poco o nada se sabe, más que tiene su vida hecha al margen de los medios. Así quiere que sea y así lo respetan los medios de comunicación que nunca han hecho por dedicarle una portada o un programa de televisión. Alguna que otra y alguno que otro igual se lo debería aplicar.