Irene Montero, la portavoz y diputada de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados ha vuelto a generar polémica tras su última visita a un plató de televisión. Si hace tan sólo unos días, numerosos medios de comunicación y rostros importantes del mundo del periodismo ridiculizaban a la política de Unidos Podemos por utilizar el término "portavoza" para dar una mayor visibilidad a las mujeres en política, ahora, Montero ha protagonizado un enfrentamiento dialéctico con la presentadora de Mediaset, Ana Rosa Quintana.

El rifirrafe entre Ana Rosa e Irene Montero en Telecinco

Ocurrió la mañana de ayer, cuando la portavoz de Podemos en el Congreso visitaba "El Programa de AR" para ser entrevistada por Ana Rosa Quintana sobre los temas [VIDEO] de mayor actualidad, entre ellos, la huelga feminista celebrada cada año el 8 de marzo.

Pese al apoyo de ambas a la huelga feminista, lo cierto es que la presentadora ha reprochado a Irene Montero que la huelga esté "politizada", algo que Montero ha defendido argumentando [VIDEO] que afecta a la base de la sociedad.

Ana Rosa critica que la huelga del 8 de marzo esté "politizada"

No obstante, el enfrentamiento entre ambas llegaba cuando Ana Rosa mostraba su disgusto con la huelga del 8 de marzo si esta sirve para hacer ver a la sociedad que se está en contra del capitalismo, un argumento que también llevaron a cabo desde la formación naranja de Albert Rivera. Pero eso sí, la presentadora de 'AR' ha admitido que insertar una ideología política o ideológica, estropea la huelga. Teniendo en cuenta los desacuerdos entre ambas y los reproches de Ana Rosa sobre los fundamentos de la huelga feminista, Montero no tardó en responderle.

Irene Montero explica razonadamente las connotaciones políticas de la huelga

La portavoz de Unidos Podemos razonó de un modo bastante sensato el motivo por el que una huelga feminista tiene connotaciones políticas. Principalmente, Montero se basaba en que la reivindicación de la huelga serán las cosas que todas compartimos y que incluso Ana Rosa comparte, por lo que "no se puede ser hipócrita" y ejemplificaba la connotación política de la huelga afirmando que, "si se recorta en dependencia, se está llevando a cabo una política machista".

En definitiva, todo indica que la periodista no se puso de acuerdo en ningún momento de la entrevista con la portavoz del partido morado después de recriminarle que las políticas son machistas si se piensa que las que cuidan a los dependientes son las mujeres, algo que ha criticado admitiendo que "hay que acabar con los clichés".