Tremenda escena la que nos ha vuelto a dejar #Sálvame en su última emisión en un programa que se advertía calentito ante la presencia de tanto "gallo" y después de un fin de semana en el que alguno de los asuntos más candentes de la actualidad rosa ha seguido ampliándose con consecuencias de lo más llamativas.

Todo comenzaba cuando Gustavo González, uno de los protagonistas de las noticias del papel cuché de los últimos tiempos, acusaba a #Belén Esteban de haber puesto "un cortafuegos" para que nadie hablase de su hija en el programa ni en ningún otro lugar. Algo que todos "respetamos" y que ahora él pedía para sus hijos.

Tras esa aseveración, la conocida como la princesa del pueblo no tardaba en saltar de su silla y recordar que lo había puesto su hija: ¡Que tiene 18 años y lo hace porque quiere!". Ya con el tono por las nubes, ni corta ni perezosa, a modo de puntilla y de advertencia no dudó en amenazar al paparazzi [VIDEO]con una coletilla que deja poco lugar a la interpretación: "¡Cuidado, eh!".

Si seguía por ese lado, la rubia más famosa de España le recordaba que se metería en problemas. Y es que esta, posteriormente, no quiso callarse una durísima conversación que mantuvo con su hija que le marcó para siempre y en la que la joven le echó en cara a su madre que las cosas que ella haya dicho o hecho "Yo no las tengo que pagar".

Algo que, aprovechaba, para recordarle a Gustavo que quizás debería hacer lo mismo si no quería que el día de mañana le echasen en cara el show que estaba montando.

Una vez más, la de San Blas conseguía levantar al público de sus asientos y conseguir una ovación cerrada que no dejaba patente de lado de quién estaba la audiencia en este asunto.

Belén Esteban se pasa de vueltas en "Sálvame"

Con los dos visiblemente agitados, tras haberse gritado de malas manera y dejando una bochornosa estampa en pleno horario infantil, las críticas al programa volvieron a hacerse presentes en las redes sociales mientras, recordemos, sigue adelante el proceso [VIDEO] por el que se debe dirimir si, más allá de sus formas, en "Sálvame" se cuela publicidad encubierta.

Cada vez los follones en los que se mete este programa, extremo donde los haya, son mayores. Veremos qué sucede en este asunto y en el de la guerra entre Belén Esteban y varios de sus compañeros contra Gustavo González y María Lapiedra. Da la impresión de que estos dos últimos tienen la intención de seguir estirando el lucrativo chicle de su relación a tres bandas. #Televisión