La actriz alemana Allison Mack, de 35 años, volvió en los noticieros a finales del año pasado y sigue siendo asunto en los sitios especializados. Esta vez, la intérprete de Chloe Sullivan, la periodista amiga de Clark Kent, en "Smallville", aparece en los noticieros policiales, acusada [VIDEO]de ser una de las líderes de una secta sexual en Estados Unidos, la DOS (Dominus Obsequioso Sororium) que del original quiere decir " "Mujeres Esclavas", que obliga a sus integrantes a reclutar a otras mujeres y a convertirse en objetos sexuales para el líder fundador, Keith Raniere.

Según el portal ABC, la actriz es sospechosa de ser el número dos del culto sexual Nxivm, y en esa posición también estaría maltratando a las mujeres de la secta.

Ellas serían atraídas para el culto con la propuesta de ser atendidas por un grupo de autoayuda, pero lo que pasa allá dentro sería terrible y por eso exmiembros que lograron salir entraron en la justicia informando sobre las torturas sufridas.

De acuerdo con el diario New York Times [VIDEO], las mujeres estarían siendo forzadas a proporcionar informaciones comprometedoras al maestro - y Allisn Mack, sería una de esas personas - para poder entrar.

Ritual que marcaba a las mujeres con hierro caliente

Otro hecho que chocó a los seguidores de la serie y fans de la actriz, es la situación en que las mujeres estarían siendo expuestas y sufriendo daños físicos. Según las constataciones de la policía, las mujeres serían marcadas con las iniciales del fundador en sus caderas a través de un hierro rojo caliente, de la misma forma en que marcan a los ganados.

Allison Mack fue apuntada como la responsable de reclutar a las mujeres para la secta, considerada hasta entonces secreta. Agresión y hambre también están entre las prácticas de torturas contra las integrantes.

El exmiembro revela todo lo que hizo la actriz

Allison Mack fue acusada por Frank Parlato, que se titulaba como un antiguo portavoz de la secta. También reveló que las mujeres pasaban por un lavado de cerebro, siendo obligadas a reclutar a otras jóvenes y si se negaban, a sufrir castigos físicos.

Para él, la actriz también es víctima, porque sufrió el lavado de cerebro del fundador y se convirtió en una esclava. La actriz necesita correr 64 kilómetros cada semana para conseguir mantener la dieta de 500 a 800 calorías diarias. La dieta es obligatoria para todas las mujeres del grupo, porque según el fundador de la secta, las mujeres magras son más vigorosas.