Nada es para siempre y menos en televisión. Una realidad que bien conocen los que protagonizan distintos espacios en la pequeña pantalla y que les lleva a vivir con una presión que algunos aseguran explica el porqué de sus increíbles sueldos, a menudo más propios de futbolistas que de periodistas.

Y es que en televisión la única que manda es la audiencia y esta, según reflejan algunos de los informes internos que maneja Telecinco, parece estar dando la espalda a la que hasta hace cuatro días estaba considerada la hija mimada de la cadena estrella de Mediaset España, Carlota Corredera y claro está, de la productora de entretenimiento que más trabaja con ellos, La fábrica de la tele.

Después de varias semanas acumulando unos peligrosos descensos [VIDEO] de cuota de pantalla, la zona noble de la quinta cadena de la TDT habría decidido grabar un espacio piloto [VIDEO] de cambio de imagen para dar relevo a Cámbiame, formato que consideran podría haber empezado a acercarse "a su valle" de share, lo que les obliga a tomar medidas drásticas.

Una situación que, tal y como narran nuestros compañeros de la revista Lecturas, donde anticipaban el posible final de Cámbiame, podría dejar sin su actual puesto ya no solo a la que fuera subdirectora de Sálvame, sino también a todos los estilistas que forman parte del espacio de cambio de imagen radical de la cadena.

Ante los insistentes rumores sobre este final anticipado de cara 2018, los compañeros de EsDiario publicaban una reunión entre los estilistas y algunos de los pesos pesados de la programación de la cadena pidiendo explicaciones sobre la grabación de ese programa piloto en el que estos habrían sido sustituidos por otra figura, lo que ahora mismo tendría el ambiente de lo más caldeado en el entorno de Cámbiame.

Carlota Corredera se sentiría abiertamente cuestionada

Más allá de estos tres especialistas en la imagen, la otra gran damnificada, obviamente, sería la conductora que en el último año pasaba de estar detrás de las cámaras ha convertirse en uno de los grandes valores de la cadena.

Y es que, de perder este espacio, y de no encontrarle uno fijo, perdería su condición de presentadora titular en ningún espacio de Telecinco quedando como reserva de Jorge Javier en Sálvame.

Si tenemos en cuenta que el catalán, tal y como les prometió a sus jefes, tiene intención de perderse los mínimos programas posibles en busca de la remontada de este programa, puede que Carlota empieza a recular hacia detrás de las cámaras de nuevo. Un paso atrás... de gigante.