Con el final de Gran Hermano Revolution, la que se presumía iba a ser la edición más rompedora y espectacular de todos los tiempos para su decimoctavo cumpleaños, se cierra un círculo que no sabemos si se volverá a abrir en la próxima temporada y, en caso afirmativo, que ahora está más que en duda, con qué cambios radicales en relación a la de este año.

Una de las grandes dudas es la que tiene que ver con la conducción del programa. Lo que al principio la cadena de Fuencarral consideró una rabieta de los fans de siempre del reality show decano de la televisión española llamando al boicot tras el relevo de Mercedes Milá por Jorge Javier Vázquez se ha convertido en una auténtica pesadilla para las tres partes, visto lo visto en GH 17 y la "revolución" de este año.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Jorge Javier asume responsabilidades

Algo a lo que no es ajeno el presentador catalán quien en su blog de Lecturas aprovechaba para asumir responsabilidades [VIDEO] hablando de "porcentajes de responsabilidad" y de que "sería de idiotas" no asumir que tiene gran parte de la culpa de este inesperado y quién sabe si definitivo fracaso.

Tal es el bajón que en estos momentos tiene el de Badalona encima y las dudas propias que este habría empezado a manifestar en los últimos tiempos que no duda en abrir el interrogante su futuro [VIDEO] sin despejar si tiene previsto darse un tiempo antes de volver a la primera fila o si tratará de echar el resto de lo que le quede en remontar otro espacio a la baja como es Sálvame, de quien también se ha puesto en duda su continuidad para 2018.

Después de pedir "disculpas" a todos los que haya podido fallar en su intento de mantener en lo más alto uno de los buques insignia de la cadena de Fuencarral, este no duda en ratificar su idea de que coger el programa que le ofrecieron fue una buena idea, ya que es imposible decir que no a semejante proyecto indicando que si se lo volvieran a ofrecer "volvería a decir que sí".

Telecinco toma buena nota de sus palabras

Aunque ahora mismo nadie cree en la zona noble de Mediaset España que se pueda prescindir de él en alguno de los muchos proyectos que trabaja, sí que se ha venido filtrando desde hace tiempo que hay quien empieza a hablar de él como un personaje amortizado que, quizás, haya que dejar un tiempo lejos del foco para recuperar su mejor versión y el interés de la audiencia. En cualquier caso, y eso parecen tenerlo claro, ninguna decisión se tomaría, al menos por ahora, sin pactarla directamente con él antes. Tiempos difíciles.