#Bertín Osborne y #Arévalo, una de las parejas mediáticas más estables del sector artístico, están distanciados como consecuencia de una comida a la que asistió el rey emérito, #juan carlos I. El contador de chistes difundió dicha comida, con la desaprobación de Bertín Osborne. Hasta el punto que prácticamente han cortado sus relaciones personales y sus contactos solamente se realizan a través de las redes sociales, tal y como ha puesto de manifiesto el humorista valenciano en las entrevistas que ha concedido a los medios de comunicación.

Pero esta aptitud va a ser finalmente rentable para los dos artistas. Debido a que su reconciliación podrá verse por televisión a través de uno de los programas emitidos por la cadena Telecinco.

En donde Bertín trabaja actualmente a través de su programa “Mi casa es la tuya”. Pues bien, con toda seguridad que será durante las próximas fiestas navideñas para aprovechar el repunte de las audiencias. Para deleite de los muchos admiradores que tienen estos dos personajes de la vida social española. Un pacto entre ellos tendrá un notable incremento en el share de la cadena que dirige Paolo Vasile [VIDEO].

Una paella con Juan Carlos I

La discrepancia en sus relaciones se remonta a una exquisita paella que ofreció Arévalo a sus personas de confianza, en donde estuvieron presente la familia del cantante de rancheras [VIDEO]. Pero sobre todo un invitado muy especial como ha sido el anterior Rey de España y que propició que Arévalo divulgase ese momento tan especial. Algo que no agrada para nada al artista, aunque sin decir los motivos.

Aunque todo parece indicar que se debía a que deseaba mantener en el anonimato este regio invitado. Hasta el punto que ha distanciado sus estrechas relaciones desde hace muchos años.

Una pareja inseparable

Bertín Osborne y Arévalo se han constituido como una de las parejas del momento. No en vano, esta relación se ha ampliado a las relaciones meramente personales. No en vano, han representado juntos por toda la geografía española la obra “Mellizos”. Hasta que finalmente se ha producido este distanciamiento tan inesperado. Hasta el punto de que el cantante llegó a decir a Arévalo una frase tan contundente como “quita la puta foto”.

Y así hasta ahora, pero con toda seguridad que les beneficiará en el desarrollo de su carrera profesional. Porque un apretón de manos en directo siempre es un reclamo para todos los televidentes. Y en este sentido, Telecinco es una empresa experta en generar una demanda entre el gran público. Es decir, con contenidos altamente populistas para un perfil de usuario muy bien definido.