A falta de que los tiempos judiciales se vayan cumpliendo y vuelva a retomarse, tras recurrir la sentencia, su guerra en los juzgados con Belén Esteban, parece que Toño Sanchís volverá a pasearse ante el juez, como mínimo, una vez más durante los próximos meses.

Lo hará con motivo de la denuncia que ya le habría llegado a sus abogados y que, de nuevo, le mete en líos de primera magnitud que le obligarán a demostrar que ésta es una querella falsa y sin visos de llegar a trámite si no quiere acabar sumergido en problemas con graves consecuencias [VIDEO] legales.

Hablamos de la denuncia que le ha hecho llegar la que fuera su empleada del hogar tras dieciocho meses de trabajos en su casa en los que, presuntamente, y según la versión de la demandante, ésta habría tenido que estar trabajando "en negro".

Es decir, sin contrato laboral ni Seguridad Social dejándola al descubierto de toda cobertura, incluyendo aquella que le garantiza que en caso de percance puede ser atendida médicamente y recibir una baja durante el tiempo que dictamine un perito.

Así lo aseguraba, al menos, una redactora del programa en el que colabora el que fuera representante de Belén Esteban poniendo nombres y apellidos a la denunciante "Luzimar Campos Da Silva" y agregando a la información anterior que, siempre según la versión de la ya ex empleada del hogar de la casa del valenciano, ésta habría estado pidiendo por activa y por pasiva un contrato que le permitiese conseguir la residencia que ansía sin que éstos quisieran hacérselo.

Concretamente, lo que Luzimar [VIDEO] habría asegurado a esta redactora, la demandante habría indicado en su denuncia que Toño y su mujer Lorena le habrían prometido darle de alta en varias ocasiones sin que, con el paso de los meses, se hubieran movido en este sentido manteniéndola en la indigencia laboral.

Toño asegura que va a demandar a su ex limpiadora por amenazas

En el otro lado de la balanza, Toño Sanchís, que no dudó en entrar al citado programa para dar su versión, no tardó en comunicar que quien va a demandar a alguien es él y en dirección a su ex limpiadora. El giro de la historia es total.

Según éste su ex empleada del hogar le habría chantajeado con denunciarles si no le daban una cantidad de dinero que éstos se negaron a ofrecerle. Algo que en breve pondrían en conocimiento de la Guardia Civil al considerarlo como inaceptable. Se vienen meses ajetreados para Toño Sanchís y su mujer Lorena.