Una de las sensaciones de la gala The Best fue la exhuberante presentadora inglesa Layla Anna Lee, que con su vestido azul causó revuelo entre los presentes. Esta chica se llevó muchos aplausos entre los presentes que esa noche asistieron al evento con la finalidad de admirar a jugadores como Leonel Messi y Cristiano Ronaldo [VIDEO], pero se consiguieron con agradables sorpresas como la de Layla que con su encanto y belleza cautivó a propios y extraños.

Y es que Layla no es ninguna desconocida en el ambiente donde se desenvuelve. A sus 34 años tampoco se puede considerar una chiquilla principiante del mundo del espectáculo.

Ella ha participado en el programa de la televisión inglesa The Munch Box y en la película Flip a Coin por lo que ya tenía cierta fama. Sin embargo, a partir de ayer, ahora es reconocida en el mundo entero, y por muy buenos motivos.

¿Tendrá Cristiano Ronaldo súper poderes?

Lo cierto es que tal vez Layla ahora fuera más famosa si hubiera ocurrido un suceso de esos que quedan grabados para siempre ante las cámaras y en las mentes de las audiencias. Ella estaba muy animada conversando con Leonel Messi [VIDEO] cuando posteriormente se acercó a charlar con el portugués Ronaldo. En ese instante, un tirante de su deslumbrante vestido azul casi se le suelta lo que habría producido que mostrara sus senos ante la mirada atónita de Cristiano.

No quiero ni pensar si esto hubiera llegado a pasar. Para alivio de ella (y de millones de personas, incluyendo quizás a Ronaldo) logró tener la suficiente velocidad de manos para ajustar al travieso tirante que la hubiera dejado en tan bochornosa situación.

Pero... ¿no será que Cristiano tiene súper poderes? Quién sabe, la verdad sea dicha el portugués tiene una mirada que puede matar pájaros, así que nada le costaría concentrarse y visualizar que se le bajara el tirante a Nayla. ¿O tal vez es que los tirantes del mundo están tan acostumbrados a bajarse ante Ronaldo que los de Nayla solo hicieron lo que debían hacer?

Quizás se pueda pensar que todo esto fue una casualidad pero algunas personas más inteligentes que yo dicen que las casualidades no existen. Si nos ponemos a pensar un poquito cabría preguntarse: ¿por qué ese indiscreto tirante no de desajustó ante Messi?

Total, todo quedó como anécdota para la historia, el tirante pudo ser controlado a tiempo y Nayla ahora es más famosa de lo que nunca antes fue. En una noche perfecta para ella ese toque de imperfección no le va a quitar lo gozado.